LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (VI). PRIMERA G.C. (1833-1840). PERIODO 1839

PERIODO 1839

Infantería liberal (de Giusseppe Rava)

Entramos en 1839 con el Gobierno de Evaristo Pérez de Castro y Colomera, ejerciendo como presidente interino, hasta el 3 de febrero es este año, D. Isidro Alaix Fábregas, militar de prestigio en las campañas de América, y en la Guerra Carlista.

Por lo que respecta a este trabajo, cobra especial relevancia en esos momentos, la fortificación del Fuerte del Collado de Alpuente, también llamado Castillo del Poyo, por parte de los carlistas. Punto estratégico sin duda en el camino del Maestrazgo al Alto Turia, y por el Rincón de Ademuz hacia Cuenca, Sierra de Albarracín, Señorío de Molina...


NOTICIAS DE ESPAÑA
CHIVA 3 de enero [1839].- …Las partidas de Truquet [Antonio Truquet] y Cervera no se portan mal; pero nos tememos grandes males apenas se halle concluida la fortificación del Collado de Alpuente, pues será un padrastro difícil de quitar. Es muy extraño no se haya tomado disposición para demolerlo en un principio, y no lo atribuyo sino a la maldita suerte que preside a nuestras cosas[1]

GUERRA CIVIL – VALENCIA - (De “El Diario Mercantil”)
CHIVA, 9 de enero [1839].- Los facciosos continúan fortificando el Collado de Alpuente, poniendo en contribución la cal, piedra y demás materiales a los pueblos vecinos. Pero en el ramo de víveres se hallan escasísimos, de suerte que agotados los recursos de las poblaciones, tienen que ir a buscarlo fuera; y según aviso, han salido hoy dos batallones de infantería y 100 caballos de los que había en Chelva con dirección a la Mancha, llevando consigo gran número de bagajes para conducir el fruto de sus robos. Además se hallan instruyendo la gente que han sacado de los pueblos, de modo que si se les deja, nos van a dar que hacer.
Hoy y ayer hemos estado de vigilancia con la noticia de la invasión de los vándalos a la huerta de esta ciudad; pero nada tememos por nosotros, porque hay entusiasmo y decisión, y ésta (a pesar de la que trabaja alguna gente para apagarla) suple la falta de fuerzas, de modo que sólo entrarían los enemigos en Chiva, cuando hubiese perecido el último defensor.[2]

Castillo del Poyo o Fuerte del Collado (citiestips.com)

Con fecha 10 [1839 enero] dicen de Segorbe: Se ha confirmado la noticia de haber marchado hacia Utiel las fuerzas enemigas que había en Chelva excepto una compañía de infantería y algunos caballos de Palillos [que dirige Vicente Rugero], pero se supone que sólo será con el objeto de hacer una correría por aquella comarca y en breve los tendremos de vuelta con el trigo y otros artículos que se proponen robar.
Arnau [José Domingo Arnau] ha ido mandando la expedición reforzado con un batallón completo llamado 1º de Mora, que le dio Cabrera cuando últimamente se avistó con él en el Maestrazgo, de modo que debe llamar la atención de la autoridad superior militar la reunión de fuerzas en un punto tan importante y estratégico como Chelva, desde el cual pueden expedicionar en todas direcciones, siendo necesario que por nuestra parte reforcemos también la columna de la ribera y la de Cuenca para hacerles frente, o de lo contrario siempre estaremos expuestos a sus incursiones.[3]

NOTICIAS DE VALENCIA
LIRIA 12 [enero 1839]. Se ha confirmado la noticia de haber marchado hacia Utiel las fuerzas enemigas que había en Chelva, excepto una compañía de infantería y algunos caballos de Palillos; pero se supone que sólo será con el objeto de hacer una correría por aquella comarca, y en breve los tendremos de vuelta con el trigo y otros artículos que roben.
VALENCIA 14 [enero 1839]. La [facción] de Chelva al mando de Arévalo [José María de Arévalo]**  *** se hallaba el 10 en Mira.
NOTICIAS DEL REINO
CUENCA 15 [enero 1839]. La facción de Arnau [José Domingo Arnau] en número de 4.000 infantes y 500 caballos salió el 13 de Cañete llevando consigo 800 acémilas para transportar lo que intenta robar en los pueblos.
Convendría mucho aumentar  las fuerzas que operan a las órdenes de este comandante general.[4]

     ** José María de Arévalo Reguero nació en Capileira de las Alpujarras (Granada) el 20-11-1791 y pertenecía a la nobleza. De muy joven ya participó en la Guerra de la Independencia (1808-1814). Militar absolutista, fue comandante de los “voluntarios carlistas” de Sagunto, y una vez desarmando ese cuerpo (1833), se traslada al Maestrazgo a mediados de 1834, uniéndose a los carlistas de “Miralles” primero, y después a los de “Forcadell”. En diciembre de 1838 se puso al frente de un batallón de la “División del Turia”. Ya en febrero de 1839, y habiendo sido nombrado brigadier, reemplazó a “Arnau” en la comandancia del distrito de Chelva (División del Turia). El 24 de marzo de 1840 fue destituido, según las noticias, por “su incapacidad para frenar el avance liberal”. Este mismo año, y al concluir la I Guerra, “Arévalo” que era mariscal de campo del ejército carlista, marchó al exilio francés, estableciendo su residencia en Tours. Después, participó en la II Guerra, y fracasando en el intento de sublevar Andalucía, se exilia a Inglaterra y después pasa a Francia, sin querer acogerse a la amnistía por no querer jurar fidelidad a Isabel II. Por lo visto “prefirió vivir modestamente en el extranjero”. Tras más devaneos, idas y venidas, y siempre dispuesto para la causa carlista, al final muere en una casa de huéspedes de París en febrero de 1869, en una situación económica “muy precaria”. Fue calificado (y no sólo por los suyos) de personaje “culto, afable, prudente y reservado”, y según noticias, durante su estancia en Chelva “organizaba tertulias en su casa, a las que acudían oficiales y simpatizantes carlistas”.
     *** Sobre las actuaciones de “Arévalo” referentes a la zona, destacar que durante la “Expedición Gómez”, asistió a una importante reunión el 12-9-1836 en Utiel, con los principales carlistas de las facciones de Aragón y el mismo general Miguel Gómez Damas, tomando, entre otras decisiones, la de atacar Requena, cosa que así se ejecutó el siguiente día 13 y en la que el mismo “Arévalo” participó con sus fuerzas. Comentar que este ataque a Requena fue rechazado y quedó sin éxito. El 6-3-1839 las fuerzas de “Arévalo” están en Ademuz. Estas mismas fuerzas ejecutan a mediados de marzo al alcalde y a dos concejales de Santa Cruz de Moya (Cuenca). Sobre el 20 de abril de 1839 “Arévalo” y “Forcadell” (con 3 batallones y 200 caballos) atacan a Moya, que es bloqueada por unos días. El 28 de mayo de 1839, un indeterminado número de fuerzas de “Arevalo”, se planta en las puertas de Teruel, donde son rechazados. El 19-6-1839, una facción de Arévalo es batida en Salinas del Manzano (Cuenca). A mediados de octubre de este mismo año “Arévalo” salió de Mira (Cuenca), recorriendo Chelva, Ademuz y Landete, volviendo a Mira el día 17. A finales de noviembre de 1839 salen de Utiel las facciones de “Arévalo” y “Palillos” para Ademuz, desde donde “Arévalo” se dirige a Villel (Teruel). El día 26 están en Villel y Villastar. A primeros de enero de 1840, “Arévalo” en la parte de Ademuz con un batallón de la “División del Turia”, al que se les une otro batallón de “Guías de Cabrera”. En estos momentos, “Arévalo” domina todo el valle del Turia, desde Ademuz casi hasta Teruel capital. El 16 de enero de 1840 “Arévalo” mandó fusilar al alcalde de Tramacastiel (Teruel) y a otros dos individuos de ese ayuntamiento, por haber liberado los vecinos de dicho pueblo a dos presos de allí que habían hecho los carlistas y que se habían desertado de la fortaleza de Castielfabib (los desertores eran tres, pero sólo pudieron liberar a dos, el tercero fue conducido a Castielfabib y allí fue ejecutado); también saquearon el pueblo y quemaron cuatro casas. No hay acciones importantes en la zona durante la II Guerra.

José María de Arévalo

GUERRA CIVIL – VALENCIA (De “El Diario Mercantil”)
MURVIEDRO [SAGUNTO] 12 de enero [1839]. Corre aquí la voz de que va a fortificarse a Onda, y que el cabecilla Arnau ha conducido un batallón de refuerzo a Chelva, y ha emprendido la marcha para la Mancha, que la saqueará y hará víveres para su manutención sin que se lo impida viviente alguno.
¿Cuándo limpiaremos de facciosos ese rincón de Chelva, y evitaremos el que concluyan las fortificaciones del Collado, Montán y Ayódar? De mucha utilidad seria semejante operación para la provincia toda de Valencia, y mucha parte de la de Castellón, y convendría se verificase cuanto antes, pues un poco después ya no se llegará a tiempo.
MURVIEDRO [SAGUNTO] 13 de enero [1839]. Esta mañana a las ocho ha emprendido la marcha para Segorbe desde esta plaza la primera división, y esta tarde a las tres ha entrado el excelentísimo señor general en jefe con otra división, compuesta de seis batallones. La división de Ayerve se compone de diez, de modo que tenemos en operaciones veinte y dos batallones que lo primero que deberían emprender era el expulsar la facción de Chelva, toma del Collado de Alpuente, Montán y Ayódar, pues con doce batallones ¿qué enemigo los resiste? ninguno.[5]

Chelva (cult.gva.es)

[1839 enero, mediados] He aquí una reseña de las fuerzas rebeldes que de la parte de Chelva se han corrido hacia Requena y puntos que ocupan.
La facción se compone de tres batallones de infantería y 120 caballos, 24 buenos y los restantes malísimos; un corto batallón bien armado y vestidos con levitas azules cortas; otro batallón de gente muy inferior, y otro de los que llaman quintos y compañías de éstos: tres batallones van desarmados; el jefe de ellos es Arnau y no Puchol, como se nos había dicho.
Llevaban 100 caballerías mayores y otras tantas menores; han salido de Mira para Landete, y allí estaban esta mañana repartidos en Landete, el Cubillo y otros dos pueblos inmediatos.
La brigada de Cuenca salió de la Minglanilla el 13 para Enguídanos, y el 14 pernoctaría en Mira, porque parece que el Sr. Iriarte [Martín José Iriarte Urdániz] se disponía a atacarles si le aguardaban.[6]

NOTICIAS DE ESPAÑA
VALENCIA, 15 de enero [1839] El comandante militar de Liria en oficio de esta mañana dice con referencia a avisos confidenciales que Arnau [José Domingo Arnau] pernoctó anteayer [enero 13] en Landete con toda su facción y el llamado batallón de Mora, y que anoche se la aguardaba de regreso en Chelva.[7]

GUERRA CIVIL – ARAGON (De nuestro corresponsal)
TERUEL, 16 de enero [1839].
La facción de Marconell continúa talando los pueblos de la ribera del Cella, y como si no tuviéramos bastantes con los bandidos de Aragón se nos ha venido también la facción de Arnau con la caballería de Palillos [Vicente Rugero] a merodear y llevarse cuanto encuentran para su cuartel general de Chelva; ha habido pueblos que han quedado sin un mueble y sin un cacharro de cocina; anoche pernoctaron en el Campillo y Villel [ambos de Teruel] que distan cuatro horas de esta capital y los han dejado limpios como una patena: en la primavera próxima emigrarán a centenares los míseros habitantes de esta provincia, inclusos los que hace tres años pasaban por los mayores contribuyentes.[8]

NOTICIAS DE VALENCIA
VALENCIA 18 de enero [1839]. El coronel comandante de la columna de la Ribera dice en oficio del 16 que los enemigos han hecho salir de Chelva hacia el marquesado de Moya y Arcos de Aragón [Arcos de las Salinas] algunas partidas para procurarse subsistencias: que siguen los trabajos del Collado y Alpuente; y que Arnau ha marchado a Morella, quedando Arévalo mandando la facción de Chelva.[9]

NOTICIAS DE ESPAÑA
MOYA 17 de enero [1839]. La fuerza facciosa que quedó guarneciendo a Chelva a la salida de Arnau se halla en Titaguas: se ignora su número.
Arnau ha oficiado desde Villel al alcalde de Ademuz mandándole preparen ochocientas raciones y treinta fanegas de grano para las dos de la tarde.[10]

VALENCIA, 18 de enero [1839] El comandante militar de Liria dice en parte de ayer que la facción de Arnau todavía no ha regresado a Chelva, habiendo según se dice, contramarchado desde Salvacañete hacía la parte de Cuenca.[11]

NOTICIAS DE ESPAÑA
CUENCA 19 de enero [1839].- ayer se recibió en ésta la noticia de haber pasado por Santa Cruz de Moya la facción de Arnau con dirección al reino de Valencia.
VALENCIA 19 de enero [1839].- El comandante militar de Liria en oficio de hoy participa que Arnau continúa en Chelva, desde donde destacó partidas a los pueblos para llevarse los mozos desde 16 a 36 años, según orden de Cabrera [Ramón Cabrera y Griñó]. La primera división sigue en Murviedro [Sagunto].
LIRIA 19 de enero [1839].- Ayer volvieron a Chelva los caballos de Palillos que al emprender Arnau su expedición para la Mancha se habían retirado a Alpuente, siendo los precursores el regreso de aquel cabecilla [Arnau] que parece se hallaba ya en Ademuz con su facción.
En el Collado siguen los trabajos de fortificación, teniendo ya cerrado todo el recinto y construidas algunas habitaciones de tablas. Su guarnición consta de 200 hombres con algunos quintos en instrucción; todavía no está artillado, pero se dice que montarán algunas piezas lo cual hará más respetable a aquel punto que hasta ahora hemos mirado con tanta indiferencia.[12]

El 6 de febrero de 1839, en el Barranco del Diablo, cercanías de Utiel, fuerzas mandadas por el general Martín José Iriarte Urdániz, derrotan al batallón carlista "Tiradores del Cid" y dos escuadrones de la división de José Domingo Arnau.

"Después de haber Iriarte [Martín José Iriarte Urdániz] reanimado el espíritu del país y de las tropas, consiguió una señalada victora en los campos de Utiel [1839 febrero 6]. Estando con sus tropas en Villargordo [del Cabriel] con noticias positivas de las fuerzas del enemigo, logró engañar a un falso espía emprendiendo un movimiento en dirección a Cuenca, en cuyo camino le esperaba Cabrera, y por medio de una hábil y rápida contramarcha sorprendió al rayar el alba del 6 de febrero la villa de Utiel, haciendo prisionero al batallón carlista Tiradores del Cid y destruyendo dos escuadras de la división de Arnau [José Domingo Arnau]".[13]


Martín José Iriarte Urdániz

[1839 febrero 22] El comandante militar de Liria dice en oficio 22 y referente a aviso confidencial, que en Chelva sólo han quedado dos compañías del segundo batallón de Mora habiendo marchado los restantes por Titaguas a Alpuente. Que Cabrera había fusilado una porción de oficiales suyos incluso el gobernador de Cantavieja, porque había vendido la plaza, nombrando para dicho cargo al cabecilla La Diosa [Ramón Rodríguez Cano]. Añade que les escasean mucho los víveres, pues el ganado que tenían lo han llevado a Cantavieja, y sólo tienen ración corta de pan de panizo y algún arroz y bacalao.[14]

NOTICIAS DE ESPAÑA
TERUEL 27 de febrero [1839].- … Según las noticias de varios pasajeros que llegan a esta capital el lunes [febrero 25] se oía un vivo fuego hacia la parte de Alpuente, resultado sin duda de la llegada a aquel punto de la división de reserva que había marchado a él por dos distintas direcciones.[15]

GUERRA CIVIL – VALENCIA (De “El Diario Mercantil”)
LIRIA 7 [1839 marzo].-  Según las últimas noticias recibidas, parte de la facción se hallaba en Chelva, y el resto, excepto algunas partidas sueltas que recorren la línea de la sierra, se ha dirigido hacia Titaguas con un gran número de bagajes y sacos, sin duda para extraer recursos de la parte de Ademuz.[16]

NOTICIAS DE ESPAÑA
REQUENA 9 de marzo [1839].- Las fuerzas facciosas mandadas por Arévalo [José María de Arévalo], que salieron precipitadamente de Ademuz en la noche del 6 al 7 regresaron ayer a dicho punto [Ademuz] reforzadas con las de Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila] procedentes de las sierras de Segorbe; la brigada de Cuenca bordeando la línea enemiga llegó en un mismo día a Utiel para observar las fuerzas que se reunían en Alpuente y han bajado a Tuéjar.
Hoy se han reconcentrado los rebeldes sobre Talayuelas, y la referida brigada ha entrado en ésta con el doble objeto de racionarse y preservar su fértil vega de la rapacidad de los vándalos que carecen absolutamente de subsistencia. (Corresp. Del Eco)[17]


Ademuz. Plaza del Ayuntamiento (rutasjaumei.com)

El comandante militar de Liria en oficio del 9 [1839 marzo], avisa que en la noche anterior, entró en Alcublas una partida de la canalla, y exigió una porción de dinero a los principales pudientes, marchando enseguida: que otras partidas de caballería enemiga recorrieron los pueblos de Domeño, Calles y el Villar, saliendo de este último a las cuatro de la tarde; anuncia igualmente haber salido anteayer [marzo 7] de Chelva los restos de titulado batallón del Turia con dirección a Ademuz.
Añade que a la hora de cerrar el pliego avistaban desde el fuerte cinco facciosos, dirigiéndose al parecer hacia Pedralba.
Con fecha 10 [1839 marzo] escriben de Liria a un periódico de Valencia: “La facción que se hallaba en Chelva ha subido hacia arriba, dejándose únicamente en aquella villa como unos 200 hombres entre malos y buenos. Dícese entre los rebeldes que se aguardan en Chelva dos batallones de Forcadell en relevo de los que han marchado”.[18]

VALENCIA – ROBOS COMETIDOS EN EL CAMINO DE UTIEL
REQUENA 10 de marzo [1839].- La columna o brigada de la provincia entró ayer [marzo 9] en esta ciudad. Hará como cuatro días que una partida facciosa que bajó a Utiel robó cinco carros de trigo a unos valencianos, otras 33 fanegas a los arrieros de la Motilla, una gran porción de harinas a unos manchegos, y a otros varios trajineros bacalao, arroz y otros efectos, obligándolos a conducirlo a Chelva.
La brigada de esta provincia esta en continuo movimiento, y ahora vuelve de la expedición que ha hecho por el Campillo de Altobuey y Moya. Si el movimiento siempre fuera tan activo como ahora, y como lo hacía la brigada de Puig Samper [Francisco Puig Samper], y se situase la tropa en Utiel, se conseguirían como entonces grandes ventajas, pues con tener Tallada [ahora otro Tallada, Gaspar Tallada y Romeu, hermano del importante jefe carlista Antonio Tallada, que había sido fusilado en marzo de 1838] en este caso más tropas, no se atrevió nunca a bajar a Utiel.
CASTILLA – INVASION DE LA FACCION EN LA PROVINCIA DE CUENCA
CUENCA 12 de marzo [1839].- En el gobierno político de esta provincia se sabe por comunicaciones oficiales, que una facción ha invadido el inmediato partido de Cañete, pidiendo raciones en el día de ayer [marzo 11] a los pueblos de Carboneras y Castañeda del Hoyo [Cañada del Hoyo], distantes cinco leguas de esta capital. No se tienen noticias exactas del numero de la fuerza que trae, pero se conjetura que será la de ochocientos a mil hombres, y que son procedentes de la facción de Arnau. Su objeto al parecer, es recoger subsistencias como ya en otras ocasiones han hecho. El comandante general con la brigada de su mando, se cree que está a retaguardia del enemigo y que los movimientos avanzados de éste podían comprometerle, proporcionando a nuestras fuerzas alguna jornada gloriosa.
En la noche pasada se han reforzado todas las guardias y puestos militares para estar dispuestos en caso de ataque, sin que la tranquilidad pública se haya alterado lo más mínimo.[19]

A mediados de marzo de 1839, fueron ejecutados el alcalde y dos concejales del Ayuntamiento de Santa Cruz de Moya (Cuenca) por parte de las fuerzas carlistas a las órdenes de José María de Arévalo. Lo motivos, parecen ser, el no haber dado parte a los carlistas de los movimientos de las fuerzas gubernamentales, o el haber avisado de los movimientos carlistas a las autoridades nacionales de Moya. A continuación unas noticias que hacen referencia al tema.

Santa Cruz de Moya (Ayuntamientos de España)

NOTICIAS DEL REINO – VALENCIA
FUSILAMIENTO DEL ALCALDE Y DOS REGIDORES DEL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ DE MOYA
REQUENA 13 de marzo [1839].- Ya dije a VV. en otra anterior la entrada de la brigada de esta ciudad, y hoy debo añadir que salió precipitadamente en el siguiente día. La causa de tan repentina marcha fue la noticia que llegó de que la facción de Chelva se dirigía para Santa Cruz de Moya, y con efecto se asegura que arcabuceó allí al alcalde y dos regidores, porque no habían dado parte de la aproximación de nuestras tropas.
Después pasó  a Landete, y parece que se volvió a Ademuz.
Componíase esta gavilla de setecientos infantes y cien caballos, pero la voz pública que siempre aumenta algo, la hacía subir a dos mil infantes y cuatrocientos caballos. La brigada pasó al Campillo de Alto Buey.[20]

GUERRA CIVIL – VALENCIA (De “El Diario Mercantil”)
VALENCIA 16 de marzo [1839].- Los partes recibidos estos días no contienen novedad particular.
Los de hoy sólo anuncian que el rebelde Arévalo se dirigió desde Chelva a Santa Cruz de Moya, donde mandó fusilar a los alcaldes primero y segundo y un regidor.
Parece que teniendo ya reunidas las raciones que habían exigido, de repente huyó la canalla hacia la sierra de Albarracín, sin detenerse a recoger dicho pedido, ignorándose la causa de tan brusco movimiento.[21]

NOTICIAS DE ESPAÑA
CHIVA 20 [1839 marzo].- Se nos ha asegurado que el fuerte de Moya estaba vendido a la canalla por el comandante militar que lo mandaba, y lo prueba el que el mismo día que subió Arévalo a aquel punto salió el expresado comandante con excusa de ir a cazar, e hizo como que le cogían prisionero, y ahora se está paseando con los magnates del Turia en Alpuente: la facción llegó a las paredes de Moya pensando iban a entrar sin tirar un tiro; pero dio la casualidad de que los alcaldes de este punto recibieron momentos antes aviso del movimiento de los enemigos de la justicia de Santa Cruz [de Moya], con lo que frustraron el plan al señor Arévalo; y picado este, a su regreso fusiló a los alcaldes primero y segundo de Santa Cruz y un regidor.[22]

MADRID 6 de abril [1839 marzo, finales].- …Arévalo sigue encerrando muchos víveres en su fuerte del Collado que con el de Alpuente empieza a dar cuidado a los patriotas valencianos; pues poseedores de este punto podrán los facciosos tener en jaque a los pueblos de Valencia, Castilla, la Ribera y la Mancha, y eslabonar facciones con facciones.
En los pueblos cercanos a Liria y Chelva roban y cautivan a los habitantes éstas y otras cuadrillas.
Las exactas noticias de dos buenos liberales han salvado hace pocos días el fuerte de Moya del ataque enemigo, a pesar de las sospechas en su gobernador por la Reina, que parece ser uno de esos liberales improvisados; y el cabecilla [Arévalo] a su regreso pagó con la muerte la lealtad de los dos patriotas alcaldes de Santa Cruz [de Moya] que dieron oportunamente aviso.
Tales actos de heroísmo por parte de ciudadanos oscuros suelen quedar ignorados; y sus familias abandonadas tal vez a la mendicidad cuando se premian pródigamente otras acciones de poca importancia: el deber del historiador es señalarles su honroso lugar en la crónica de esta revolución sangrienta.[23]

[1839 marzo 29] El comandante general de Cuenca, con fecha del actual [abril], dice desde Moya, que habiendo reunido los útiles y efectos necesarios para habilitar los pasos de los ríos Cañete y Cabriel y de los desfiladeros inmediatos, emprendió su marcha en la noche del 29 con un fuerte convoy de víveres y municiones para aquel punto, cuyo fuerte se hallaba bloqueado por los enemigos, los cuales, posesionados de las alturas inmediatas al camino, no osaron sin embargo atacarle, y huyeron cobardemente a su aproximación sin esperar a nuestras tropas que los persiguieron hasta Santa Cruz [de Moya], obligándoles a replegarse sobre Chelva, quedando por consiguiente libertado el fuerte de Moya, y abastecido para mucho tiempo. (Gaceta).[24]

Moya. Resto muralla de la fortaleza (elartedecuenca.es)

GUERRA CIVIL – CASTILLA (De “La Gaceta”)
[1839 marzo, finales] El comandante general de Cuenca desde Utiel manifiesta con fecha 2 [abril] del actual que después de haber hecho levantar el bloqueo de Moya, salió en busca del enemigo, que había invadido los campos de Requena y Landete, y al efecto dispuso que el capitán de la sexta compañía de tiradores de la patria D. José María Montalvo marchase sobre este mismo punto con una mitad del 3º ligero de caballería y otra del escuadrón franco de Castilla la Nueva, mientras él se dirigía hacia Utiel, acompañado por el diputado suplente de Valencia don Felipe Calza***, y el teniente coronel D. Luis Saavedra lo hacía igualmente con dos mitades del escuadrón de su mando, y el oficial de estado mayor don Antonio Luis Nogueras para proteger al capitán Montalvo.[25]
     ***D. Felipe Calza, aparece en la “Guía de Forasteros en Madrid para el año 1842”, como diputado de las cortes españolas por Valencia. 
También, en el diario “Eco del Comercio” (Madrid), de 3 diciembre 1834, aparece el citado D. Felipe como capitán comandante de los Urbanos de la villa de Ademuz ["Urbanos": milicias urbanas o milicias liberales]. 
En el "Boletín Oficial de la provincia de Albacete" de 29 agosto 1849, este Felipe Calza figura como propietario en Ademuz de las tierras donde estaba la mina de azufre "San Rafael", y que la misma fue abandonada en julio de 1849.

GUERRA CIVIL – CASTILLA (De nuestro corresponsal)
REQUENA 30 DE MARZO [1839]
El viernes santo [marzo 29] dejaron unos 30 facciosos en tinieblas a muchos vecinos de la Venta del Moro, de Jaraguar [Jaraguas] y algún otro caserío, y a unos choriceros que venían de Valencia con 19 o 20 mulos cargados con arroz, bacalao y suela, con todo ello se los llevaron a resucitar a sus guaridas.
Esto se repetirá todos los días, pues se observa que cuando la brigada viene aquí la llaman la atención en Moya, y si acude allá, aparece por aquí otra partida.
Yo no entiendo de planes de guerra; pero entiendo que al observar estas incursiones, variaría el plan que había seguido, y me había dado tales resultados
Con dejar 24 o 30 caballos en Requena y 40 infantes sobre los 100 de la guarnición, es bien seguro que, ausente la brigada, no llegarían impunes partidas tan cortas. La experiencia lo acreditó en otras ocasiones.
En Simancas [Sinarcas] fueron algunas veces sorprendidos los rebeldes, y hasta su comandante fue hecho prisionero. Otra partida de un tal Saturnino Gutiérrez fue desecha y él aprehendido con otros. El que manda la que tantos daños nos causa, fue herido y perseguido varias veces. Esto hacía el comandante de este cantón, porque tenía buenos avisos, y obraba con seguridad. De creer es, que el señor comandante general no desoiga la voz de la experiencia, cuando tanto bien promete.
Si en Moya quedasen otros diez o doce caballos con otros 50 infantes más de la guarnición, causarían igual efecto, cuando no estuviese la brigada.
Esta entonces, ya que no se situase como la del señor brigadier Puig Samper en Utiel, y tomase su más continua posición en el Campillo [de Altobuey], podría contar con cubrir los pueblos de esta parte del Cabriel, y caso de aumentarse las partidas podría darles auxilio o socorrer a Moya.[26]

RECUPERACION DEL GANADO ROBADO EN UTIEL [1839 abril 2]
Parte recibido en la capitanía general.
Capitanía general de los reinos de Valencia y Murcia.- Hacía cuatro días que se tenía noticia de que la canalla de Chelva estaba disponiéndose para hacer una cruzada contra los bolsillos y ganados de la parte de Almansa, y por extraordinario se dio conocimiento a la Ribera y puntos de la carretera hasta Albacete, así como al comandante general de Cuenca. En la mañana de ayer se recibió aviso de haber entrado en Utiel a las nueve y media de la misma del 2, desparramándose a robar el pueblo y término, extendiéndose al de Requena; mas cuando regresaban con su botín fueron alcanzados, según oficio que pasa el comandante D. Felipe Calza, testigo ocular, por 40 caballos del 3º ligero y francos de Castilla junto a la sierra del Remedio, y dispersados completamente con pérdida de varios muertos con un prisionero, habiéndoles cogido todo el ganado robado, que no baja de 2.000 cabezas, caballerías, granos y demás efectos, sin que por nuestra parte haya habido pérdida alguna. El número de enemigos era de un batallón de catalanes y 200 caballos de Palillos. Lo que me apresuro a poner en conocimiento de los leales habitantes de esta capital y su distrito. Valencia 4 de abril de 1839. El brigadier segundo cabo, Pedro Chacón.[27]


Las facciones conducen ganado (mikelatz.blogspot.com)

Reflexiones sobre las facciones del Turia [1839 abril]
La facción del Turia que ocupa Chelva, Alpuente y el Collado de este nombre, está mandada por Arévalo [José María de Arévalo] que se titula coronel, el que reemplazó a Arnau [José Domingo Arnau] después de la acción de Utiel, los rebeldes han ganado en este cambio, porque Arévalo reúne a sus conocimientos, actividad y una política que le ha de proporcionar buenos resultados; sus fuerzas consisten en un batallón de Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila] regularmente equipado, que constará de más de 700 a 800 plazas; y 1º y 2º del Turia, mal vestidos y en fuerza cada uno de 400 hombres a lo más; el de tiradores del Cid destruido en Utiel, que ha quedado en ¿¿??, el escuadrón del Cid medianamente montado, no mal equipado, en número de 200 caballos, cobardes; 60 Palillos bien montados, escaramuzadores y atrevidos, armados con trabucos, que son los que en unión de las partidas sueltas de Timoteo Andrés (a) el Pimentero de Utiel, de Pule, Peinado [Joaquín N.] y alguna otra están encargadas de cobrar las contribuciones de todas las clases impuestas por las jutas administrativas que reside en Alpuente, a los pueblos que están fuera de su línea, y de saquear el país ocupado por nuestras tropas. Tienen perfectamente regularizada la contabilidad de los batallones que se componen de gente robusta, pero poco disciplinada, aunque no mal instruida; carecen de oficiales, los Palillos [unidad de caballería carlista al mando de Vicente Rugero] lo son casi todos. Las oficinas de hacienda militar y civil, la junta superior y las demás que tienen han protocolizado sus trabajos, y no exigen de los pueblos que dominan más que las contribuciones que aquélla impone.
El fuerte del Collado conocido ya en la antigüedad por su importancia militar, perdiéndose su origen en la oscuridad de los tiempos, ha sido considerado por la facción como la llave de sus operaciones sobre las tres provincias de Aragón, Castilla y Valencia, por hallarse en los confines de las tres, no distante del mojón llamado de los tres Reinos; han recompuesto las obras antiguas y construido otras nuevas; y deben colocarse en él cinco piezas de artillería; tiene buenos almacenes y no escasean las aguas. Andando del tiempo será el Collado de Alpuente y los facciosos que a su sombra se organizan, causa de graves males que con oportunidad debieron evitarse, y que aún podrían ser conjurados. No son pocos los que sufre la provincia de Cuenca con la vecindad de aquel padrón, de nuestra desidia e imprevisión; desde los pueblos que están situados en el nacimiento del río Cabriel hasta los que confinan con la Mancha, se extiende la maléfica de la junta rebelde establecida en Alpuente, sin que la pequeña brigada de Cuenca pueda ser bastante a destruirla. Contribuciones ordinarias y extraordinarias, repartimientos de raciones y bulas sufren los referidos pueblos, y si no satisfacen el total importe de unos y otros, tampoco dejan de hacerlo en parte muy considerable, amén de ver diariamente saqueadas sus cosas, robados sus ganados, arrebatados sus concejales y pudientes, que algunos son fusilados, de lo que pudieran citarse repetidos ejemplares. Los fértiles campos de Requena y Utiel son diariamente testigos del desenfreno de los vándalos que desprendiéndose de las sierras de Negrete y los Remedios extienden sus correrías hasta la Venta del Moro: y Moya bloqueada casi continuamente, ve llegar a sus puertas a los que invaden el Rincón de Ademuz, en tanto que otros saquean los pueblos de la parte de Tragacete.
Triste situación es la de la provincia de Cuenca, y sin temor a equivocarnos, podemos pronosticar que cada día será más grave y dolorosa, viniendo a complicar ella la de la que recibe el nombre de la corte. Acertado fue el dictamen de los oficiales generales que creyeron indispensable la formación de un cuerpo de reserva en aquella provincia; y ya que en oportuno tiempo no se hizo, clamamos, porque hemos visto los males y sus causas muy de cerca para que se forme allí la reserva del ejército del Centro, y que desde luego aumentadas las fuerzas de la brigada de Cuenca, y confiado su mando a quien sepa y pueda dirigirlas, se adelante la línea de operaciones hasta el río Blanco [Turia o Guadalaviar], formando pequeñas partidas volantes que a manera de las enemigas las hostilicen incesantemente, invadan el país por ellos ocupado y los molesten diariamente, privándolos de los recursos que sacan en abundancia. De otro modo Cuenca se pierde irremediablemente porque sus recursos se agotan, el espíritu público decae y los rebeldes aprovechándose de todas las circunstancias que les son favorables, aseguran y adelantan su dominación; y no se pierda de vista que casi todos los pueblos que ocupan propenden más en ideas a nuestra causa que a la de don Carlos [Carlos María Isidro de Borbón, Carlos V].[28]

Sierra Negrete. Utiel (foto de Javier Armero)

GUERRA CIVIL – VALENCIA (De “El Desengaño”).
CHIVA 7 de abril [1839].-
Parece que a los caribes [salvajes] no les trae mucha cuenta hacer expediciones, pues a pesar de la mucha escasez de víveres que en el día tienen, sólo hacen pedidos a los pueblos para que les lleven raciones a sus guaridas, cuyos pedidos hacen a nombre de la junta carlista. Al de Gestalgar han pedido 60 barchillas [unidad de medida] de maíz y 100 de salvado, bajo la multa de 200 ducados: al de Siete Aguas 12 cahíces [unidad de medida] de trigo 60 raciones de pan y etapa, y 20 de pienso, todas diariamente, bajo una fuerte multa. A los pueblos del distrito de Requena también se les ha hecho otro reparto, pidiéndoles un sinnúmero de raciones diarias, para que se les lleven a Alpuente y el Collado.
El batallón de Forcadell y los Palillos estaban ayer entre Talagüelas [Talayuelas] y Santa Cruz [de Moya]. Los del Turia como 200 en Chelva, y los restantes en Alpuente y el Collado.
En este pueblo y sus limítrofes no ocurre novedad.
REQUENA 10 de abril [1839] (De nuestro corresponsal).
En la mañana de ayer [abril 9] entraron en Utiel sobre 200 infantes y 20 caballos facciosos al mando de un coronel, y se fueron a poco más de tres horas; más en este tiempo emplumaron a una buena mujer que pasearon por las calles: pero no sé bien en qué consistió el emplumamiento, sí que parece está sumamente en peligro de perder la vida; quemaron la casa del cobrador de contribuciones y se llevaron al alcalde. Con estas cosas los arrieros se acobardan y no salen de las posadas o se vuelven a ellas.[29]

Estandarte de la facción "Los Palillos" (circulocarlista.com)

NOTICIAS DEL REINO – VALENCIA
FORTIFICACIONES DE SINARCAS Y CHELVA. TROPELIAS COMETIDAS POR LA FACCION EN AQUEL PAIS.
REQUENA 17 de abril [1839].-
Después que bajaron los facciosos de Camporrobres [Camporrobles] y Fuenterrobres [Fuenterrobles] y se llevaron nueve personas de las que quedan en los pueblos mejor acomodadas, bajaron a Villargordo y robaron lo que les pareció, creyéndose que buscaban a los alcaldes a quienes por fortuna no encontraron.
En la mañana de ayer se supo que por la noche se llevaron tres molineros y tres yeguas, a tiro de cañón de esta ciudad [Requena]; a los que conducían atados y les pedían dinero si habían de redimir su vida. Con tales amenazas parece que se han enviado cuarenta duros por cada uno.
Este país desde el Cabriel para acá, se pone en un estado el más deplorable, pues la facción que le recorre, aunque sólo constara de unos 60 hombres, no deja nada seguro. Utiel, el desgraciado Utiel, está en el más inminente peligro. Se le han hecho muchos pedidos a la vez por la facción. Esta trata de fortificar a Sinarcas y a Chelva, y ha pedido una gran porción de carros de cal a Utiel, y muchas raciones, con mas once mil reales que le piden de Cantavieja, y lo que es más sensible, amenazando con pena de la vida a los individuos del cuerpo municipal y de justicia, si no dan partes de los movimientos de nuestras tropas. Esto ha llegado a términos que han recibido un oficio en que los declaren rebeldes; pero algunos concejales han representado el triste estado del pueblo, y que algunos no se presentarían a contribuir, y se les ha pedido noticia de quienes son. Los concejales han salido huyendo todos.
El comandante de este cantón no puede disponer de un sólo hombre.[30]

Sinarcas. Ayuntamiento (foto de 19Tarrestnom65)

GUERRA CIVIL – VALENCIA
(De “El Diario Mercantil”).
LIRIA 20 de abril [1839].- Anoche entró en ésta la brigada de la Ribera, y hoy al amanecer pasó por el Villar un batallón de Forcadell muy bien vestido hacia Chelva. Aquel cabecilla y Arévalo con tres batallones y 200 caballos atacan a Moya, punto interesantísimo para nuestra causa, y que si nos descuidamos, entonces se conocerá.
(De “El Desengaño).
CHIVA 28 de abril [1839].- Según las noticias recibidas, sigue en Chelva Forcadell con 600 hombres y como 120 caballos, a más unos 400 del Turia, y según un arriero venido de aquella parte, otro batallón de Viscarro [Juan Bautista Viscarro Esteller].
El bloqueo de Moya por la facción de Arévalo ha sido levantado por estos caribes [salvajes] por la aproximación de la brigada de Cuenca; pero sin embargo hay muchas partidas por aquellas inmediaciones, que roban cuanto encuentran y no permiten comunicación alguna.
Parece que Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila] y Arévalo [José María de Arévalo] tienen una expedición proyectada, aunque no se dice donde caerá la plaga.[31]

En la primavera de 1839, según las publicaciones que siguen, el Rincón de Ademuz está mayormente ocupado por los carlistas, donde construyen y fortifican en Ademuz, Torrebaja, y Castielfabib, así como en Cañete y Chelva.

NOTICIAS DE ESPAÑA
VALENCIA 1º de mayo [1839].- Hemos visto una carta de Ademuz, manifestando el abandono en que yace todo el Rincón dominado por los rebeldes, cuando el buen espíritu de sus habitantes sólo requería un poco de protección de parte del gobierno para mantener aquel país libre de facciosos, y sacarse de él los recursos de que abunda, y de que ahora se aprovechan los enemigos. En efecto, después que dicho pueblo de Ademuz fue abrasado hace tres años por las hordas de Quílez [Joaquín Quílez] y el Serrador [José Miralles Marín] [esto fue en 1836, mayo 23], en venganza de la decisión de los nacionales de aquel distrito, no ha recibido orden ninguna de esta capital, a quien pertenece, ni se ha hecho alguna de las tres quintas verificadas en todo lo restante de la Península; y por cuya razón aquella juventud ha sido arrebatada, y muchos padres presos y conducidos por tercera vez a Chelva, de donde lograron fugarse. Ahora tratan los rebeldes de dar mayor estabilidad a su dominio en el país, para lo cual han construido en Ademuz y Torre-Baja, fortificando la casa palacio de dicho pueblo [la "Casa Grande" o "Casa del Señor del Mayorazgo", en la plaza mayor de Torrebaja], y organizando un batallón de los mozos de la tierra, a quienes tratan con el mayor rigor. Hallase al frente de todas estas operaciones don Ramón Olivares, capitán que fue de Samper [Francisco Puig Samper] en la época pasada, el cual se fugó a Moya, donde residía, a unirse con la facción, y ahora está hostilizando continuamente y bloqueando el citado punto. Tratan además de fortificar el Castillo de Ademuz y de Castielfavit [Castielfabib], inexpugnables por naturaleza, y situados en una ribera abundante, al pie de las sierras de Cuenca y Albarracín. De modo que si el gobierno no echa una ojeada de interés sobre aquel distrito, quedará perdido para siempre, y su decidida y liberal juventud abandonada y desatendida se acostumbrará al yugo, y acabará por perder el afecto a unas instituciones y un gobierno a quien tan poca protección ha merecido.[32]

Torrebaja. Torreón de "Los Picos" (de Alfredo Sánchez Garzón)

Durante todo el mes de mayo de 1839, existe una fuerte actividad y continuo merodeo de facciones carlistas por toda la zona compendida entre Chelva, Utiel-Requena y Serranía de Cuenca, incluído el Rincón de Ademuz.

… El 1º de mayo de ese año [1839] Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila], al frente de un regimiento de caballería, se establecía de nuevo en Cañete. Después se dirige a Landete, Aliaguilla y Talayuelas, para destruir las defensas establecidas en esos puntos por las tropas liberales. Días después, dicha partida carlista se unía a la de Palacios [Manuel Salvador Palacios], Arévalo [José María de Arévalo] y Arnau [José Domingo Arnau]. Recorrían varios términos como Campillos-Sierra, Cañete, Cardenete y Víllora.[33]

Dicen el 7 [1839 mayo] de Valencia: Los enemigos reunidos en bastante número se hallaban según unos en Chelva, y según otros en Ademuz el 4, con objeto sin duda de atacar seriamente el fuerte de Moya hostilizado algunos días por parte de la chusma de Arévalo, y como la importancia de este punto exige se tomen las medidas oportunas para evitar caiga, en poder de los rebeldes, estamos autorizados para asegurar están marchando hace dos días en su auxilio que deben obrar en combinación con la brigada de Cuenca.[34]

NOTICIAS DEL REINO
REQUENA 8 [1839 mayo].- Tres días [mayo 5] hace que estos bandidos se han llevado todos los hombres que tienen algo, de los pueblos de Camporrobles, Fuenterrobles y Utiel, a fin de hacer efectivos de esta manera los pedidos que les tienen hechos.[35]

GUERRA CIVIL – VALENCIA
(Del “Diario Mercantil”).
BUÑOL 6 de mayo [1839].- Ayer [mayo 5] a las cinco de la mañana entró en Utiel una compañía del batallón de Forcadell que se halla en Chelva, permaneció como unas dos horas y se llevó a sus guaridas varios paisanos presos, habiendo sucedido lo mismo en los pueblos de Mira, Caudete y otros. En Chelva se hallan reunidos, como unos 2.600 infantes y sobre 200 caballos, hablándose entre la canalla van a hacer una incursión en la ribera por esta parte. Un soldado de este pueblo escribe desde Daroca con fecha 16 el mes anterior, y dice, que hallándose enfermo en aquel hospital entraron los facciosos una noche y se los llevaron todos prisioneros, pero que en el camino recibieron una orden de Cabrera para que todos volvieran a su destino, desde cuyo momento, dice, fueron muy bien tratados, esto prueba que el cruel asesino ha abrazado con gusto el convenio hecho, con desprecio de todos los buenos, entre el Sacristán y el general de nuestro valiente y sufrido ejército. Es cuanto ocurre por esta parte.
(De “El Desengaño”).
CHIVA 8 de mayo [1839].- La brigada de la Ribera llegó ayer [mayo 7] a Requena, en cuyo punto existe hoy. Parece que el objeto de subir aquel punto no es como se creía de proteger a Moya, sino de unirse a la de Cuenca (que se asegura está hoy en Utiel) y ambas reunidas dar un golpe a la canalla de Chelva, que aún existe en Alpuente y pueblos circunvecinos. Así lo afirma un cabo que hoy se ha pasado a esta plaza, que desertó de Chelva anteanoche y dice que el todo de las fuerzas enemigas en aquellos puntos es de 3.000 infantes y sobre 200 caballos. Añade también que Arévalo ha organizado como unos 30 batidores de los mejores jinetes y caballos; llevan cascos y chaquetas amarillas como los del Rey, y que es su objeto llevarlos delante cuando haga alguna expedición para que crean que es tropa nuestra.
No soy de opinión que los enemigos esperen a nuestras tropas, a pesar de las formidables posiciones que ofrece aquel terreno; pero al menos lograremos que entren en Chelva, que tanto tiempo se está enriqueciendo con lo que roban a los pueblos liberales y a más de sacarles una suma considerable de dinero.
Esta tarde hemos recibido 50 granadas y otras municiones; pero no es cosa, pues cortísimo el número que de ellas cuenta este almacén.
Pueblos liberales, no hay que descuidarse, y tener presente que Arévalo tiene 30 batidores con chaquetas amarillas y cascos.
CHIVA 9 de mayo [1839].- Terrible ha sido el aguacero y piedra que cayó encima de cada columna de la Ribera en la marcha de este punto a Requena, pues la piedra llegó a ser tan gorda y espesa, que de ella murieron dos soldados: considérese el daño que habrá causado en las huertas.
Nada de facciosos por estas inmediaciones.
A las ocho de la noche. Las brigadas Iriarte [Martín José Iriarte Urdániz] y Ortiz [José Ortiz], han salido hoy a las once del día de Requena con dirección a Sinarcas, y mañana seguirán para operar en el país enemigo.
Los vándalos se han retirado hacia Cañete, los que al levantar el bloqueo de Moya han arruinado cuantos molinos había por aquellas inmediaciones.
Dicho Moya ha sido socorrido con un fuerte convoy de víveres de guerra y boca.
El gobernador de Requena parece que trata de salir mañana con la fuerza que puede disponer para pasar a los pueblos y obligarles a que paguen la contribución que de algún tiempo acá se ha abandonado lo bastante; y siguiendo a la sombra de las brigadas, ver si puede hacer algo contra las partidas enemigas que operan por aquellas cercanías.
En Chelva no hay más que como unos 300 hombres y algunos caballos, sin que ocurra más novedad por este cantón y pueblos del río Blanco [Turia o Guadalaviar].[36]

GUERRA CIVIL – CASTILLA (de nuestro corresponsal).
REQUENA 11 de mayo [1839].- En mi comunicación anterior manifesté a Vds. La entrada de la brigada de la Ribera [al mando de su comandante, José Ortiz] en auxilio de la de esta provincia [mayo 7], porque se suponía estaría bloqueado Moya, y que no dudaba que luego que viesen mayor bulto de tropa huiría la facción; pero hoy añadiré lo demás que se ha ocurrido.
Después de dos días que contaba la brigada auxiliar en esta ciudad, destacó las partidas de Truquet [Antonio Truquet] y Clemente [Melchor Clemente] por Utiel a Sinarcas [mayo 9]; dos horas después salió ella por punto distinto, mas siguiendo luego la misma ruta.
Truquet sorprehendió 9 catalanes y su oficial en Sinarcas, tal vez después hacia Benayebe [Benagéber] sorprehendiese algunos otros…
… De este modo una fuerza de cerca de 5.000 infantes y sobre 560 caballos, no ha hecho nada, y la facción desde Carboneras pasó a Cañete, y se ha señoreado de la sierra, y luego sabremos sus fazañas.
Cuento lo quo he visto y he oído: Vds. y los demás que lo sepan formarán los comentarios.[37]

NOTICIAS DEL REINO
VALENCIA 13 [1839 mayo].- El comandante de la brigada de la ribera [coronel José Ortiz] con fecha 10 del actual desde Chelva, participa haberse dirigido el día antes sobre Sinarcas [mayo 9], donde alcanzó su vanguardia un grupo faccioso, matándole algunos, y cogiendo prisioneros al teniente que lo mandaba, un sargento 1º y 4 individuos. Luego continuó hacia dicho punto de Chelva [mayo 10], habiendo desalojado los dos batallones del Turia que lo guarnecían, ocupando las cumbres inaccesibles que lo rodean, y venciendo de antemano el paso del puente de Benagéber que trataron de disputarle los rebeldes. Al día siguiente 11 emprendió dicho comandante la marcha al Villar con la mayor libertad, habiendo tenido en esta difícil y arriesgada expedición sólo 5 heridos.[38]

NOTICIAS DEL REINO
VALENCIA 13 de mayo [1839]. =Capitanía general =Ejército de operaciones del Centro =Brigada de la Ribera =Excmo. señor: Conforme tuve el honor de manifestar a V.E. en mi última comunicación, al mediodía de ayer [mayo 9] me dirigí sobre Sinarcas, en cuyo punto mi vanguardia de partidas francas alcanzando a un grupo de facciosos dio muerte a algunos, haciendo prisioneros al teniente que lo mandaba, con un sargento primero y cuatro individuos más de tropa.
Las facciones reunidas de Forcadell, Arévalo y Peinado entraron en la tarde de antes de ayer [mayo 8] en Carboneras, retirándose el comandante general de Cuenca sobre su capital con el objeto de evitar un golpe de mano ya que sus fuerzas no le permiten oponerse a las del enemigo, invitándome a pasar a Villargordo en comunicación de ayer desde el Campillo: mas no creyendo me sea permitido alejarme demasiado de esta provincia, me pareció oportuno ocupar a Chelva, ya para llamar aquí la atención del enemigo, ya también para hacerle conocer mi superioridad desalojando a los dos batallones del Turia que lo guarnecían. Al amanecer [mayo 10] he emprendido mi marcha desde Sinarcas, y por un terreno tan escabroso y difícil que fuera imposible el pintarlo, me dirigí a este punto, arrollando las partidas que quisieron disputarme el puente de Benageve [Benagéber], y desalojando igualmente de sus posiciones a los batallones del Turia que se me presentaron en estos alrededores, me encontraba a las dos en esta población, habiendo tenido sólo dos heridos.
Las tropas que me glorío de mandar han marchado sobre el enemigo con indecible orden y entusiasmo: con ellos puedo emprenderlo todo, y sólo ansío el que descendiendo mañana los rebeldes de la posición del Pico que ahora ocupan a mi vista, me proporcionen el dar a mi patria con su destrucción un día de gloria, que será seguro si dejando los encumbrados picos de las montañas llegan, aunque sea momentáneamente, a un terreno en que yo pueda maniobrar. Dios guarde a V.E. muchos años. Chelva 10 de mayo de 1839 =Excmo. Sr. =José Ortiz =Excmo. Sr. segundo cabo de estos reinos.[39]

Carboneras de Guadazaón. Restos del Castillo (elarteencuenca.es)

GUERRA CIVIL – CASTILLA (de nuestro corresponsal).
REQUENA 16 de mayo [1839].- Me detenía en escribir a Vds. por no referir lo que difícilmente puede creerse por el que no lo palpa.
Cabrera lleva cinco días en la Motilla, Campillo y los pueblos inmediatos: domina todo hasta el Cabriel y hasta Chelva: al mismo tiempo fortifica a Chelva y a Cañete.
La brigada de Cuenca y el comandante de Albacete en Alarcón: la brigada de la Ribera diciéndonos que viene y que hoy llegaría, y son las nueve de la noche y no parece.
Han arcabuceado en Chelva al alcalde de Talayuelas o Aliaquilla por no darles un parte.
En Utiel entró anoche un batallón titulado de Murcia con 300 plazas y 30 caballos, y recibidos dos caballos de parte de Cabrera al amanecer, se retiraron a Chelva.
Sobre 30 caballos de Cabrera pasaron también por Fuenterrobre [Fuenterrobles], se cree que con dirección a Chelva. No irán en vano: ellos piensan y ejecutan de un modo que ni aún quiere imitárseles.
Otros 40 caballos han recorrido desde ayer tarde hasta las diez y media de la mañana que entraron en Utiel el extenso campo y caseríos de esta ciudad: sólo un ganado han robado, pero bastantes casas.[40]

NOTICIAS DE ESPAÑA
REQUENA 19 de mayo [1839].- A Cañete siguen fortificándole a toda prisa. Poco tiempo necesitan para concluirle, de forma que ya ofrecerá respeto. Si se dilata el recobrarle, Cuenca y toda la sierra reconocerán lo que se ha tenido abandonado. Tales pueblos deben guarnecerse o destruirse sus fortificaciones antiguas…
… Por ello se hubiera deseado que una brigada sola hubiese llegado y seguida para unirse con la de Cuenca, y unidas impuesto a Cabrera, o tal vez marchado sobre Cañete. Por no hacerlo así antes se fijaron en él, por no ir ahora concluirán sus obras. De este modo cuatro o seis días de marcha por esta provincia, y casi sin salir de la de Valencia, pues que tan cerca están Aras, Alpuente y otros pueblos de ella, hubieran prevenido los males que se temen, al menos por los que no conocemos el arte de la guerra. (Correo.)[41]

NOTICIAS SOBRE LAS ÚLTIMAS OPERACIONES Y TROPELIAS DE LAS FACCIONES EN ARAGON (Del “Eco del Comercio”).
CUENCA 21 de mayo [1839].- …En Cañete y sus inmediaciones ha quedado alguna fuerza protegiendo la fortificación del pueblo, y si les deja concluirla principian enseguida la del castillo de Cañada del Hoyo, distante cuatro leguas de esta ciudad, que está también acordada por Cabrera después de haberlo reconocido él por sí mismo. Si lo consiguen tiene Moya que sucumbir por necesidad, y esta capital corre gran riesgo.
¿Se dará lugar a que lo realicen, y que pase esta provincia tan leal y laboriosa del gobierno de Isabel al tiránico del sanguinario Cabrera? ¿Serán perdidos por un abandono criminal tantos sacrificios como tiene hechos para conservarse unida al trono constitucional? Trece días ha permanecido Cabrera en su territorio sin que desde esa corte, ni del ejército del Centro haya venido un solo soldado a perseguirle; y esto lo hace temer todo.
El general Amor preguntaba desde Teruel la semana pasada al presidente de esta diputación, que dónde estaba Cabrera, pues nada sabía de su paradero ocho días hacía. El sabía que había entrado en esta provincia pasando el Tajo por Trillo: sabía, pues, así lo manifestaba, que Forcadell estaba a las inmediaciones de esta capital: pues si de buena fe deseaba saber el paradero y encontrarlos, pudo haberse adelantado con sus tropas jornada y media, y en Salvacañete, Ademuz o Moya habría sabido el punto que ocupaban, y en otra jornada y media caer sobre ellos en Campillo, y acaso destruirlos encerrados como los encontraba entre el Cabriel y el Júcar.[42]

Desde la primavera de 1839 (como ya se dijo anteriormente), los carlistas vienen contruyendo y fortificando en la zona. Concretamente Cabrera [Ramón Cabrera y Griñó], sobre el 20 de mayo, da orden de fortificar los castillos de Cañete y Castielfabib ("en especial el segundo"). Esta fortificación de Castielfabib es dirigida por el escribano de Ademuz D. Ramón Valero en un principio, y después todas por el capitán de ingenieros carlista D. Manuel Brusco. El de Ademuz y la casa-palacio de Torrebaja (Casa Señorial de los Ruiz de Castelblanque o "Casa Grande", en la plaza), sabemos que ya se estaban fortificando desde abril. Fue el mariscal Augusto Von Goeben, el encargado final de dirigir todas estas obras. 
También se siguen fortificando, entre otros, Chelva y el Collado de Alpuente.
Todo esto nos demuestra que en aquel período el Rincón de Ademuz se hallaba prácticamente bajo dominio carlista (y todo el camino a Teruel, hasta Villel). También Cañete, Chelva, Alpuente… 
Los cabecillas Cabrera, Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila], Arévalo [José María de Arévalo] y Balmaseda [Juan Manuel Martín de Balmaseda] dueños, al parecer, de la situación.


August Karl Von Goeben 

VALENCIA 27 de mayo [1839].- En la última invasión de los rebeldes a la Mancha después de haber saqueado parte de la provincia de Cuenca, marchó Cabrera a pernoctar a Cañete el 18, y el 20 por la noche llegó a Castielfavit [Castielfabib]. Dio inmediatamente orden de fortificar ambos puntos, en especial el segundo, cuyo castillo será inexpugnable y cuya obra dirige el escribano don Ramón Valero, recién huido a la facción. Escusado es decir la actividad y empeño que ponen en dar fin a la fortificación, en la cual trabajan los quintos que allí tienen en instrucción, obligando además a ayudarles en ella a todos los pueblos del río. En el punto de Cañete hay empleados diariamente en la obra más de 600 hombres, y han hecho a los vecinos de Ademuz conducir a dicho fuerte más de 100 tinajas de vino. Inútil es manifestar que concluidos ambos la facción domina toda la sierra de Albarracín y Cuenca. Aún más: el pueblo de Chelva tan descuidado por unos y otros se está igualmente fortificando por el enemigo, sin duda para tenerlo a cubierto de una visita como la última que hizo a aquel país la brigada de la Ribera.
LIRIA 23 de mayo [1839].- Anteayer [mayo 21] llegó Cabrera con su canalla a Alpuente: revistó su fortificación y la del Collado, y con sus ordenanzas bajó a revisar la de Chelva. Sin duda su precipitada retirada de la provincia de Cuenca la motivó evitar un golpe de la primera división de nuestro ejército que llegó a Requena en su persecución.
Si no se toma con todo empeño el punto interesantísimo de Chelva, algún día lo lloraremos. Tiempo es todavía, y me atrevo a asegurar que ocupándole eran nulas las fortificaciones del Collado y Alpuente, y se les privaba de inmensos recursos a la canalla.[43]

[1839 mayo, mediados] …Al mismo tiempo Arévalo, comandante de la división del Turia, estaba en Chelva dirigiendo las obras de fortificación que se prolongaron hasta el mes de junio. Y para extender esta línea hacia la meseta se hicieron además, algunas obras en el Rincón de Ademuz, como la fortificación de la casa-palacio de Torrebaja, del castillo de Ademuz y del de Castielfabib. Las obras del último las dirigía el escribano de Ademuz, Ramón Valero, recién huido al bando carlista. Y en ella trabajaron todos los mozos que tenían allí en instrucción, con la colaboración forzosa de los pueblos de la zona. Mientras tanto el propio Cabrera pasó a la provincia de Cuenca y ordenó activar la fortificación de Cañete, cuya muralla empezó a ser reparada por 200 prisioneros de guerra y unos 600 paisanos sacados de las poblaciones inmediatas. Existía además un castillo, construido sobre una escarpada roca, bajo el cual se excavaron cuarteles, almacenes y cisternas, todo ello a prueba de bombas. El caudillo rebelde pretendía así crear una red de fortificaciones para acercarse lo máximo posible a Madrid, amenazando de esta manera el centro neurálgico del poder liberal. Además, estos fuertes le servirían como lugar de partida (y de refugio) para sus incursiones por la Mancha.
…También se fortificaron algunos pueblos de la sierra de Albarracín, al amparo del fuerte de Castielfabib[44]

Torrebaja. Casa-Palacio de los Ruiz de Castellblanch (postal coloreada, exclusivas T.Gómez)

Ademuz. Restos del Castillo (foto de Alfredo Sánchez Garzón)

CASTIELFABIB EN LA PRIMERA MITAD DEL OCHOCIENTOS (de Pacual Madoz Ibáñez, 1847). Comentario a las particularidades anotadas por el estadista (por Alfredo Sánchez Garzón).
Referente a la guerra carlista (1833-1840), dice del castillo [de Castielfabib] que “fue reedificado por los carlistas” y que para sus obras: “pusieron en contribución a los pueblos circunvecinos, de los que concurrían multitud de pobres que se ocupaban en el trabajo -probablemente como jornaleros o en concejada-, otros en clase de arrestados  aun a las mujeres se les hacia subir cargas de agua para las obras que se preparaban. Con este motivo se les prodigó á aquellos infelices un trato muy inhumano no solo obligándoles á trabajar más de lo podían, sino que puestos a disposición de unos capataces de tosco aspecto, les maltrataban con palos y látigos, y aun con cadenas. Pero ocupados posteriormente estos fuertes por las tropas nacionales, les minaron y arruinaros las nuevas obras fabricadas”.
El asunto referido debía estar muy fresco en la memoria de los castielfabienses, ocurrido apenas una década atrás [primavera-verano de 1839], toda vez que informaron al estadista de la crueldad con que trataron a los que trabajaron en las obras, unos como jornaleros en “concejada” -multitud de pobres de los pueblos circunvecinos- y otros como prisioneros de guerra. También trabajaron mujeres, acarreando agua. Dice de unos capataces “de tosco aspecto” y del maltrato “con palos y látigos, y aún con cadenas” que les dieron, probablemente por las prisas que tenían en la construcción. Lo cierto es que todos estos pueblos padecieron intensamente las consecuencias de aquella primera guerra civil (especialmente al final de la contienda, entre 1837-39), por ser el Rincón de Ademuz una zona estratégica, amén de las requisas y contribuciones que durante años les impusieron los carlistas.[45]

A mediados del año 1839, el general O'Donnell [Leopoldo O'Donnell y Jorís], comandante general de Guipuzcoa, era nombrado general en jefe del ejército isabelino del Centro, con la misión de derrotar a Cabrera y controlar toda esta extensa zona. Mientras O'Donnell operaba en el reino de Valencia -desguarneciendo Aragón-, Cabrera llevó gran parte de su artillería pesada desde Morella (pasando por Cantavieja) a Alcalá de la Selva, fortaleza segura situada en dirección hacia el Turia, donde él tenía el absoluto control. Así, con toda esta artillería podría abastecer sus recién fortificados castillos de Cañete y del Turia. Un poco después ordenó Cabrera la fortificación de Beteta, localidad conquense situada en la Sierra Norte, que conectaba con Guadalajara y le permitía acercarse más al centro por hallarse ésta a veinte leguas de Madrid.
El encargado de dirigir los trabajos de defensa de estas fortificaciones fue el capitán Brusco; el general de brigada Arévalo era quien mandaba la provincia. Mientras, Cabrera dirigía sus acciones contra el oeste.
Comprobó, sin embargo, que debía llevar a cabo un refuerzo mayor en sus fortificaciones estratégicas, por cuanto había un corredor de escape y entrada que debilitaba su estrategia: el Rincón de Ademuz. Por tal motivo, decidió fortificar Castielfabib en el verano de 1839, aprovechando que los enemigos se habían retirado a los grandes núcleos. Para ello, marchó Brusco con una compañía de zapadores hacia Ademuz, visitó el lugar y habló con las autoridades, que se unieron a su causa; buscó peones para llevar a cabo las obras de acondicionamiento más adecuadas y decidió transportar piedra de aquella zona. Los habitantes del lugar no opusieron resistencia y colaboraron en todo, temerosos de la reacción carlista en caso de que se negaran a ello.
Una vez que el capitán de Ingenieros D. Manuel Brusco, llevó a cabo los primeros estudios de fortificación, al comprobar que las plazas amuralladas de la línea del Turia se encontraban bastante completas, lo comunicó a Cabrera, quien decidió que fuese el mariscal Augusto von Goeben el encargado de dirigir los últimos trabajos y la inspección posterior de la fortaleza de Cañete. Pasó a ser el director responsable de todo lo necesario para la defensa de Castielfabib, mientras que Brusco se encargaba directamente de Beteta.
Nos comenta Von Goeben: “… Encargado por el general de dirigir los trabajos de fortificación de Castielfabit [Castielfabib] y de acelerar la defensa de los lugares de la zona, sobre todo la de la plaza de Ademuz, situada en alto y en lugar muy visible, me quedé con 130 hombres bajo el mando del teniente Norma. Entre ellos había dos aragoneses de Daroca muy disciplinados y diez de los pueblos limítrofes de aquí, algo más indómitos aunque muy trabajadores. Mandé un pequeño grupo bajo el mando del teniente Losada, recién llegado, para que vigilasen a la población de Ademuz y controlar el paso de ese terrible corredor hacia Valencia y Castellón. Yo me instalé en Castielfabit [Castielfabib] y allí estuve desde finales de marzo hasta mediados de abril que, comprobadas las fortificaciones del Turia, marché para Cañete”.
“Este lugar, situado en un alto, se encuentra cerca de la Sierra de Albarracín y en esos valles que se sitúan entre el Guadalaviar y el Turia. Es terreno fértil pero la plaga de la guerra pesaba tanto en esta zona, desde hace años, que ya no se suministraba más recursos, pues los habitantes no trabajaban más tierra que la precisa para el propio sustento y las contribuciones exigidas. Por eso tenían que traer las tropas sus víveres desde más lejos, cosa que realizaban en gran parte por medio de contrabando desde la rica llanura valenciana poniendo en peligro sus vidas, pues los cristinos fusilaban a todo aquel que encontrasen en el camino haciendo arriería, siempre que su dirección fuera hacia estas tierras. Sin embargo el que pasaba se enriquecía con inmensas ganancias, aportando alimentos de toda clase incluso variadísimas golosinas”.
Con el control del Rincón de Ademuz cobraban fuerza las intenciones de Cabrera y con el dominio de la línea de Cañete -tal como la llamaba el general por ser el lugar más fuerte de toda la línea del Turia-  se había convertido esta población en el punto fuerte y estratégico de las intenciones carlistas.
Durante mucho tiempo fue esta zona la más conflictiva de la primera guerra carlista y la que más quebraderos de cabeza traería al gobierno isabelino.[46]

Castielfabib. Restos del Castillo (deviajeporvalencia.net)
NOTICIAS DE ESPAÑA
LIRIA 21 de mayo [1839].- En Chelva se halla Arévalo dirigiendo las obras de fortificación, y tiene la fuerza de dos batallones y otro que debía caer ayer procedente de Ademuz. Cabrera con 6.000 infantes y 500 caballos, después de haber robado gran parte de los pueblos de Cuenca, se hallan a las inmediaciones de la misma. La primera división de nuestro ejército, compuesta de siete brillantes batallones y 500 caballos, ha marchado hacia aquel punto, y no dudo les hará retroceder a sus guaridas, ya que no pueden darles un buen golpe.
VALENCIA 24 de mayo [1839].- De resultas de un movimiento que hicieron a Requena seis batallones y tres escuadrones de este ejército, los facciosos se retiraron a sus antiguas guaridas, y Cabrera entró en Alpuente antes de ayer [mayo 21], quizá con ánimo de dirigirse a Chelva.[47]

NOTICIAS DEL REINO
LIRIA 23 de mayo [1839].- Anteayer [mayo 21] llegó Cabrera con su canalla a Alpuente: revistó su fortificación y la del Collado, y con sus ordenanzas bajó a revistar la de Chelva. Su precipitada retirada de la provincia de Cuenca la motivó evitar un golpe de la primera división de nuestro ejército, que llegó a Requena en su persecución.
Si no se toma con todo empeño el punto interesantísimo de Chelva, algún día lo lloraremos. Tiempo es todavía, y me atrevo a asegurar que ocupándole eran nulas las fortificaciones del Collado y Alpuente, y se les privaba de inmensos recursos a la canalla.
CORRESPONDENCIA
REQUENA 28 [1839 mayo].- Ya es insufrible el descaro de los facciosos y de nuestras tropas: los primeros se han estado una porción de días saqueando, robando, violando y asesinando en la Mancha y esta provincia de Cuenca, viniéndose con mucha calina a fortificar el castillo de la Cañada del Hoyo y el del pueblo de Cañete, empleando en este último 600 hombres diariamente, y los segundos tranquilos sin hacer nada. La división del Sr. Aznar vino a ésta, preguntó por la facción, se le dijo que estaba a una jornada o poco más hacia Mira, Víllora, Cardenete y Cañete, hizo sus buenos pedidos de raciones, que sacó, y en lugar de batir la facción que con sólo su presencia en los puntos que están fortificando se hubieran dado a correr, se vuelve por el camino de Liria diciendo que no tenía órdenes. ¿Y sufrimos esto aún? ...[48]

NOCITIAS DEL REINO – CUENCA
REQUENA 23 de mayo [1839].- Ayer [mayo 22] a las dos entraron en esta ciudad seis batallones y cuatro escuadrones, con mas cuatro cañones y un mortero. Hoy han descansado y no sabemos mañana qué harán. Arnau con la infantería y Balmaseda con la caballería facciosa están en Mira, lo demás de la facción en Cardenete, Carboneras y Cañete. Se asegura que Cabrera marchó con unos cien hombres para Castielfabib al Aragón.[49]

El 28 de mayo de 1839, fuerzas carlistas al mando de José María de Arévalo, desde Chelva, Rincón de Ademuz, y posiblemente Cañete, vía Villel y Villastar, se plantan en las puertas de Teruel, donde son rechazados.

GUERRA CIVIL – ARAGON (De “El Aragonés”)
ZARAGOZA 3 de junio [1839].- En la capitanía general se ha recibido el parte siguiente:
Gobierno político y militar de Teruel.- Ayer tarde [mayo 28] tuve avisos que la facción de Chelva tenía pedidas en Villel [Teruel] 3.000 raciones, y desde luego tomé las debidas precauciones por si se aproximaban los enemigos a esta plaza [Teruel], y en efecto, a las diez de la noche me dieron parte las guardias, que en el arrabal había facciosos y robaban algunas casas, haciendo varios disparos, que en seguida fueron contestados por las guardias de las puertas de Zaragoza y San Miguel, como más próximas a dicho arrabal, y aun también por algunos nacionales que habitan en éste, desde sus propias casas. Al toque de llamada reuní inmediatamente las fuerzas de todas clases que existen en ésta, presentándoseme los señores oficiales que se hallan accidentalmente ofreciéndome sus servicios. Todos querían ser los primeros en salir al arrabal para atacar a los enemigos, que seguían haciendo disparos; pero no lo consentí por evitar confusiones, y que no tenía tampoco seguridad de las fuerzas que había, disponiendo saliese únicamente la partida franca [los “Cuerpos Francos”, eran milicias liberales de voluntarios, denominados despectivamente como “peseteros”, por cobrar una peseta al día] de Piqueras [Joaquín Piqueras], que fue suficiente para rechazar a los que ocupaban algunas calles del arrabal, causándoles dos heridos, teniendo el sentimiento de que por nuestra parte perdimos un cabo de caballería de dicha partida franca, que voluntariamente salió con su tercerola, y fue víctima de su arrojo y valentía.
Sobre las doce se retiraron los enemigos camino de Villastar, a unirse con las restantes fuerzas, que siguen hoy en Villel.
Aunque nada de positivo he podido indagar sobre su total número y cabecilla que las manda, presumo sea Arévalo; y que el 4º batallón valenciano es el que llegó al arrabal. Esta guarnición, M.N. [Milicia Nacional] y leales habitantes de esta capital se han portado en esta pequeña ocurrencia con la decisión, patriotismo y buen orden de que tan repetidas pruebas tienen dadas; teniendo yo una satisfacción por mi parte en anunciarlo así a V.E. para su superior conocimiento. Dios guarde a V.E. muchos años. Teruel 29 de mayo de 1839 a las dos de la tarde. Excmo. Sr. Lorenzo Cabrera***. Excmo. Sr. general en jefe del ejército del Centro[50]
   ***El coronel D. Lorenzo Cabrera aparece en la “Guía de Forasteros en Madrid para el año 1840” como gobernador de Teruel.

Teruel. Puerta de San Miguel, o de la Traición

GUERRA CIVIL – VALENCIA (De “El Desengaño”)
CHIVA 31 de mayo [1839].- El fuerte de Cañete está ya concluido por los enemigos, y lo guarnece el primer batallón del Turia. Forcadell y Arévalo siguen por aquellas inmediaciones.
En Chelva sigue la fortificación con mucha actividad; según un sujeto venido de aquel punto, que merece toda confianza, a más del palacio, fortifican también la iglesia, a cuyo rededor han formado una muralla de doce palmos de alzada con sus correspondientes tambores a los extremos y garitas salientes, y sobre la pared a lo alto de ella un corredor de madera, habiendo derribado algunas casas inmediatas al fuerte e iglesia.
Los quintos que se hallan en aquel punto han recibido algunas chaquetas, y siguen instruyéndoles aunque sin armamento.[51]

NOTICIAS DEL REINO
CHIVA 19 [1839 junio].- Según noticias recibidas por algunos sujetos que merecen toda confianza, los enemigos están fortificando dos castillejos que hay en el pueblo de Caslelfallit [Castielfabib], que dista de Ademuz unas 4 horas.
La carretera de Cantavieja a Alpuente la están componiendo para bajar artillería a estas nuevas fortalezas.
En Chelva cuasi está ya concluida la fortificación; a espaldas de la iglesia han hecho un torreón que han llenado de arena; y para que el fuerte quede independiente, han derribado más de 20 casas de sus inmediaciones. El hospital que tenían en Alpuente ha sido trasladado a dicho Chelva, en cuyo punto existe Arévalo con un batallón y una compañía de tiradores de a caballo que tendrá como unos 50.
Forcadell con bastante caballería y 2 batallones se halla por las inmediaciones de Cañete, para cuyo punto saltó de Chelva anteayer [junio 17] un convoy de municiones con todos los desarmados que allí había.[52]

PARTES RECIBIDOS EN LA SECRETARIA DE ESTADO Y DEL DESPACHO DE LA GUERRA.
El capitán general de Castilla la Nueva en comunicación del 18 [junio] del actual desde Moya, da parte de su entrada en aquel punto con el convoy de víveres que conducía, habiendo hecho que los enemigos levantasen el bloqueo que le tenían puesto y se replegasen en la dirección de Cañete.
El mismo capitán general en otra del 20 desde Salinas del Manzano, manifiesta que al practicar un reconocimiento [junio 19] sobre Cañete, sostuvieron las tropas de su mando una acción en el primer punto, de la que resultó ser batida la facción Arévalo [José María de Arévalo] y la caballería de Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila] con bastante pérdida, dejando en nuestro poder tres prisioneros, sin haber tenido por nuestra parte más que la de un oficial contuso, ocho individuos de tropa heridos y dos caballos. (Gaceta de Madrid.)[53]

NOTICIAS DEL REINO
CAÑADA DEL HOYO 21 [1839 junio].- De Moya salimos anteayer [junio 19] hacia Cañete, sobre cuyo punto hicimos un reconocimiento, y adelantamos alguna fuerza casi a tiro de cañón; la guarnición y un batallón de Forcadell salieron fuera de la muralla. Hecho el reconocimiento seguimos la marcha por la derecha sin que nos molestase el enemigo hasta la salida de la Cañada donde se presentaron unos cuantos caballos en dirección a las salinas de Manzaneruela [Salinas del Manzano]; fueron cargados por una mitad de caballería y los 30 milicianos de la escolta del general. Presentáronse entonces dos escuadrones y dos compañías rebeldes, y aumentadas nuestras fuerzas y también las del enemigo se trabó un fuego muy vivo; pero la posición que ocupaban los facciosos, fue tomada a la bayoneta. Mientras esto sucedía, fue atacada nuestra retaguardia en el desfiladero por los de Cañete; por lo que acudimos allá, y también fue muy sostenido el fuego; pero los enemigos abandonaron sus posiciones. Nuestra pérdida consistió en 7 u ocho heridos y 7 prisioneros; la del enemigo en algún muerto, 3 prisioneros y 15 heridos. Como el fuego era entre pinos fue menor la pérdida a pesar de estarnos tiroteando desde las cuatro de la tarde hasta las nueve de la noche. Ayer salimos de las Salinas [Salinas del Manzano], y al pasar por el mismo sitio de la acción, picaron unos cuantos caballos la retaguardia: perdieron un jinete y dos de aquéllos. Llegamos aquí por unos desfiladeros malísimos; los heridos marchan hoy a Cuenca. En 80 casas malísimas están alojados 4.000 hombres.[54]

CRONICA ESPAÑOLA – VALENCIA
CHIVA 21 de junio [1839].- Ayer tarde [junio 20] regresó a este punto la pequeña columnita al mando de D. Melchor Clemente: parece que el motivo de haber podido escapar la partida de facciosos que persiguió en los campos de Requena fue porque de aquella plaza, creyendo eran facciosos, les echaron algunos cañonazos, pero sin ocurrir desgracia alguna.
Forcadell sigue por las inmediaciones de Cañete, cuyo punto va a ser atacado muy pronto por el bizarro general Narváez [Ramón María Narváez y Campos], según aseguran algunos venidos de aquella parte.
Mucho está trabajando nuestro muy digno 2º cabo el Sr. Infante para rescatar a los nacionales que de esta villa tienen en Alpuente los caribes [salvajes], haciéndoles mil convenios, y hasta el de canjearlos por prisioneros; pero ellos a todo se niegan: no sabemos, pues, cuál será su designio con respecto a estos desgraciados; así es que de nada sirve la disposición de tener en ésta una porción de desafectos de diferentes pueblos en represalias de aquellos, ni cuánto se interesa dicho Sr. Infante. (De “El Desengaño”.)[55]

NOTICIAS DE ESPAÑA
VALENCIA 14 de julio [1839].- El general segundo cabo dice con fecha 7 al señor jefe político: “Habiendo llegado a mí noticia que un Juan Díaz, titulado gobernador de Chelva, en nombre de otro comandante general imaginario de Murcia, ha expulsado de aquella villa a algunos individuos por tener hijos sirviendo honradamente a su patria en el ejército nacional; y deseando hacer ver a ése y otros bribones de su jaez que el gobierno de S.M. tiene en su mano mil medios de vengar con usura cualquiera tropelía que se cometa, aún con los pacíficos habitantes que tienen la desgracia de vivir entre una canalla tan vil y degradada, se servirá V.S. dictar las órdenes mas terminantes para que en el preciso término de ocho días, sean irremisiblemente enviados a país enemigo los padres de los que se hubiesen incorporada en las bandas carlistas y no puedan pagar los ochenta reales vellón señalados por el bando de 17 de noviembre último, así como las familias de dichos facciosos que no lo hubiesen ya verificado, según lo prescrito en el mismo bando, sin derecho a volver a sus hogares mientras no se presenten con los causantes de su destierro o no justifiquen en forma haber abandonado éstos la carrera del crimen; sírvase V.S. darme aviso del recibo de esta comunicación para mi conocimiento y providencias ulteriores”.
LIRIA 14 de julio [1839].- De facciosos lo que siempre, los dueños de Chelva; pero es porque no hay unos pocos tenientes como uno que hay en el franco de Valencia de esta guarnición, y otros tantos sargentos como uno que hace tres días con once hombres subió al pueblo de Loza [Losa], y debe el comandante de armas carlista de aquel pueblo la vida a la suerte y a los paisanos, que aunque les quemaran poco nos quejaríamos
REQUENA 18 de julio [1839].- El 14 se presentaron en Utiel cuatro compañías facciosas y 150 caballos, los cuales se destacaron a robar las mieses del término de este pueblo conduciéndolas a las cuevas [Las Cuevas de Utiel] y a la torre [La Torre de Utiel], donde las llevan a trillar, y hoy conducirán el grano a Chelva
…Esta mañana se han presentado en la fuente de Reinas, a tiro de cañón, los 150 caballos facciosos, y salieron los expresados francos [Milicias Liberales] y como 80 infantes de la guarnición y algunos nacionales [Milicia Nacional], se tirotearon con el mayor valor, y más en particular los francos, que al principio fueron cargados; mas después con el apoyo de nuestra infantería y diez o doce cañonazos que se le tiró al enemigo se retiraron después de dos horas de fuego, siendo el resultado de nuestra parte un franco herido, y los enemigos un trompeta muerto y cinco heridos de muerte.
Lo que nos ha sido muy extraño es que los 40 caballos del Rey no sólo no han salido, sino que ni sillas han puesto, sin saber a qué atribuir esto; ignoramos las mieses que nos habrán robado, pero nos han asegurado que traían muchos carros de Utiel, y todos los llevaron cargados. (Corresp. del Eco.)[56]

A mediados de julio de 1839, hay curiosas noticias sobre las cosechas de cereal, que los carlistas roban en Requena, y que luego llevan a Utiel y sus aldeas para su trilla y posterior transporte a Chelva. Al frente de ellos, el cabecilla utielano Timoteo Andrés ("Pimentero").

CRONICA ESPAÑOLA – VALENCIA
CHIVA 18 de julio [1839].- …De Utiel también se han llevado las campanas, y hasta las calderas de las fábricas de aguardiente. Según nos han asegurado, el cabecilla Pimentero [Timoteo Andrés (a) "Pimentero de Utiel"] se encontraba antes de ayer trillando el trigo que había robado en la Vega de Requena, en las eras de Utiel; pero se le apedreó la cosecha por haber entrado en dicha villa el señor comandante general de Cuenca con su división, debiendo Pimentero su salvación y la de sus dignos compañeros, a uno de los muchos pícaros que hay en Utiel, que le avisó cuando ya estaba entrando la división…[57]

GUERRA CIVIL – CASTILLA (De nuestro corresponsal)
REQUENA 20 de julio [1839].- Con la venida de nuestro comandante general [Manuel Crespo y Cebrián] a Utiel el miércoles [julio 17] por la tarde con cinco batallones y sobre 300 caballos, se ahuyentaron los 160 caballos facciosos que había en él, sin más que recíprocamente saludarse con algunos tiros sin consecuencia.
El jueves [julio 18] arcabuceó tres de Utiel convencidos de enganchar soldados para la facción dándoles a media onza.
Hoy sábado [julio 20] se ha ido para Moya.
Parece que en la Cañada [Cañada del Hoyo] quedó un batallón y que la artillería salió de Cuenca para esa corte.
Así los que no entendemos del arte de la guerra nos llevamos chascos. Creíamos que con tanta gente y artillería se tomaría a Cañete o se acometería otra empresa; pues no señor, Cañete subsiste por los facciosos, y desde que está tanta tropa por Cuenca y Carboneras [de Guadazaón], según un patriota que gemía en el nuevo fuerte enemigo, han aumentado sus defensas, se han provisto de víveres, han hecho depósito de aguas en el castillo, y se han envalentonado creyendo que no pueden con ellos.[58]

Castillo de Cañada del Hoyo (castillosasociacion.es)

NOTICIAS DE ESPAÑA
TERUEL, 30 de julio [1839].- Esta mañana a las cinco han sido canjeados 29 soldados prisioneros en el Collado de Alpuente por otros tantos facciosos del depósito de ésta. Se les han entregado además tres titulados oficiales que se les debían de otros canjes. Parece que han sido bien tratados en aquel fuerte. La escolta que presentaron al canje se componía toda de soldados pasados, y los de caballería llevaban uniformes y cascos de la del Rey. (Corresp. Del Eco)[59]

CUENCA 2  de agosto [1839].-
Estado mayor = Don Manuel Crespo y Cebrián, comandante general de la provincia de Cuenca y su división de operaciones &tc., &tc.
Habiendo observado con sumo disgusto la escandalosa comunicación que sostienen los rebeldes de Cañete con varios pueblos de la provincia, y en particular con esta capital, so pretexto de redimir los rehenes que traidoramente hacen y otros especiosos, y considerando los funestos resultados que puede producir un roce tan continuo y perjudicial con personas que andan entre las tropas de mi mando y observan de cerca las operaciones de las plazas que guarnecen las mismas, con todo lo demás que fácilmente se ofrece a la consideración, en uso de las facultades de que me hallo revestido he venido en decretar lo siguiente:
Artículo 1º. Prohíbo toda comunicación con el pueblo de Cañete y los facciosos que guarnecen aquel punto bajo pena de la vida. Para los efectos de este artículo, ninguna persona de cualquier clase, sexo y condición podrá marchar en dirección de aquel pueblo sin previo permiso mío, o de los comandantes militares de Cuenca, la Cañada o Moya, que lo acreditará con pase al que lo pida sólo en el caso de considerarse conveniente a la causa nacional.
Art. 2º. Los comandantes de fuerza armada que están encargados de recorrer y sostener el bloqueo de Cañete, procederán a la prisión de los contraventores a este bando, para que con sólo una justificación sumaria de la transgresión sean pasados por las armas con mi conocimiento.
Y para que persona alguna pueda alegar ignorancia de esta determinación, mando se publique en la orden general de la división, en el boletín oficial de la provincia y por bando en esta capital. Cuartel general de Cuenca lº de agosto de 1839 =Manuel Crespo.[60]


Manuel Crespo y Cebrián

NOTICIAS DE ESPAÑA
TERUEL 2 de agosto [1839].- Testigos oculares nos han manifestado que ayer [agosto 1] pasaron los rebeldes por entre Sarrión y Albentosa seis piezas de artillería gruesa con dirección al Collado de Alpuente, escoltadas por 800 hombres. Cualquiera que conozca la topografía del terreno se admirará de esta operación practicada por los enemigos sin el menor obstáculo, atravesando veinte y tantas leguas por caminos desusados y escabrosos. Este suceso, y otros muchos que observamos todos los días en este país desventurado, nos dan margen a melancólicas reflexiones; y estamos íntimamente convencidos que nuestra suerte variará muy poco en este año. (Corresp. Del Eco)[61]

Por las noticias que siguen sabemos que a primeros de agosto de 1839, ya se hallan totalmente fortificados por los carlistas y en su poder, Castielfabib, Cañete, Alpuente y el Collado. Es seguro que también Ademuz, Torrebaja, Villel...).

GUERRA CIVIL – ARAGON (De nuestro corresponsal)
TERUEL 4 de agosto [1839].- En 1º de agosto sacaron los facciosos de Aliaga seis o siete piezas de artillería que, según se dice, van a colocar en Alpuente o en Cañete.[62]

NOTICIAS DE ESPAÑA
TERUEL 4 [1839 agosto].- Los puntos fortificados con que cuenta en el día la facción son los siguientes:
En Aragón: Aliaga, Cantavieja, Cuevas de Castellote, Manzanera y Segura [de Baños].
En Valencia: Alpuente, Castiel-Fabid [Castielfabib], el Collado, Montán, Morella, Tales y Villafamela [Villafamés].
En Cuenca: Cañete. (Corresp. Del Eco)
CUENCA 6 de agosto [1839].- Reunidas en esta capital las tropas que componen la división de operaciones en la provincia, pasaron revista de comisario el día 2 del actual y en la tarde del siguiente [agosto 3] salieron con dirección a Moya para cuyo punto conducían un convoy de víveres, provisto además cada soldado de raciones para tres días. Se dice que luego se dirigirán hacia Requena y Utiel, y según otros que se situarán en la parte de Ademut [Ademuz] para operar de acuerdo con el Excelentísimo. Sr. general en jefe del ejército del Centro. Los facciosos de Cañete hacen sus correrías por los pueblos de la sierra y Alcarria exigiendo dinero y raciones, llevándose en rehenes a los alcaldes y mayores contribuyentes hasta que apronten las cantidades que les piden.[63]

NOTICIAS DE ESPAÑA
TERUEL 10 de agosto [1839].- Sabemos positivamente que hace cinco días trabajan muchos paisanos abriendo una carretera desde Manzanera por Torrijas, Arcos a Santa Cruz [de Moya]; y desde este punto la hay ya antigua para Moya y Cañete. Esto quiere decir que la artillería de Alpuente el día que quieran la ponen al frente de Moya, y que desde Cantavieja tienen expedita una nueva carretera hasta Cañete, que atraviesa por los puntos fortificados de Manzanera, Alpuente y el Collado, a donde la pueden retirar en caso de peligro.[64]

NOTICIAS DE ESPAÑA
TERUEL 17 de agosto [1839].- El cabecilla Polo [Juan de Dios Polo y Muñoz de Velasco] con 150 caballos y 800 infantes sigue en Santa Eulalia aniquilando los pueblos del río y dicen que hoy pasa por Villafranca. Por la sierra de Albarracín circula una orden de Cabrera llamando a las armas a todos los mozos y viudos sin hijos desde 16 a 35 años, sin más excepción que el impedimento físico. También recogen los mozos de los pueblos de la parte de Ademuz que tenían licenciados durante la siega.[65]


Ramón Cabrera y Griñó, el Tigre del Maestrazgo (zaragozabuenasnoticias.com)

GUERRA CIVIL – VALENCIA (De “El Diario Mercantil)
VALENCIA 21 de agosto [1839].- RESULTADO DE LA TOMA DE TALES
…Sean cuales fueren las intenciones del Sr. O'Donnell nos prometemos resultados gloriosos, y sobre todo útiles a la causa de la libertad. Si como teme Cabrera, se emprenden las operaciones sobre el fuerte del Collado y Alpuente, entonces podíamos dar casi por concluida la guerra en esta parte de la provincia; quedaría libre enteramente esta huerta y la ribera del Júcar de incursiones y alarmas, y reducido el dominio de los rebeldes únicamente al maestrazgo, siendo cierto que el fuerte de Cañete y el insignificante de Castiel-favit [Castielfabib] sucumbirían pronto, faltos de apoyo de los indicados, quedando además completamente rota la línea de comunicación por fuertes entre el Maestrazgo y Castilla, que tan fácil paso ha proporcionado a los rebeldes en distintas ocasiones…[66]

NOTICIAS DE ESPAÑA
VALENCIA 27 de agosto [1839].- El rebelde Cabrera sigue, según se asegura, en la parte de Chelva recorriendo los puntos de Chulilla, Collado y Alpuente. Los cabecillas Forcadell y Arévalo con sus facciones ocupan los pueblos inmediatos a Chelva, donde se espera a Llagostera [Luis Llagostera y Casadevall].[67]

NOTICIAS DE ESPAÑA

CUENCA 27 de agosto [1839].- Por noticias fidedignas se sabe que la división de operaciones de la provincia se hallaba el 24 del actual en Salvacañete, con intento de emprender su movimiento al siguiente, según lo indicase el de sus enemigos que se encontraban Forcadell [Domingo Forcadell y Michavila] en Ademuz, Balmaseda [Juan Manuel Martín de Balmaseda] en Torrebaja y Cabrera [Ramón Cabrera y Griñó] en Chelva.


Domingo Forcadell y Michavilla (circulocarlista.com)


Juan Manuel Martín de Balmaseda (litografía de A. Kneisel)

CASTELLON 26 de agosto [1839].- Cabrera ha recorrido en pocos días los fuertes de Aragón y Valencia, a los cuales ha hecho conducir grandes convoyes de municiones, habiéndose dirigido al de Cañete, sin duda temiendo que sea atacado por el ejército nacional, lo mismo que los de Alpuente, Chulilla y el Collado, como efectivamente se infiere de los preparativos que se hacen en Valencia, y de la salida de esta capital en aquella dirección de la primera división, que ha emprendido el movimiento a las cuatro de la madrugada de hoy a consecuencia de una comunicación del general Azpiroz [Francisco Javier Azpiroz y Jalón], que marchó a Valencia el 24 del corriente, dirigida al jefe accidental de dicha fuerza, el cual ha mandado tocar orden general a las tres.
Se han pasado de las filas rebeldes algunos facciosos de pocos días a esta parte: ayer lo verificaron tres, entre ellos un sargento, y antes de ayer otros tres individuos.
REQUENA 27 de agosto.- Es indudable que el ilustre caudillo que se halla al frente del ejército del Centro va a emprender sus operaciones contra la línea de fuertes que el enemigo tiene en el país conocido por el Río Blanco [Turia o Guadalaviar]: al efecto está preparando todo lo necesario para obrar con éxito: En Liria está ya establecido un copioso almacén de víveres y municiones, existiendo en aquel punto para proteger aquél y la Ribera, la división provisional al mando del brigadier Cheli; faltas de artículos y personas indispensables para el buen éxito de las operaciones han retardado éstas; pero se están salvando aquellas dificultades o faltas y puedo asegurar que muy pronto estará en campaña nuestro joven guerrero; de cuyo esfuerzo y talentos espera esta provincia su salvación.
En Chelva en lo que era fuerte que han desmantelado, han establecido el hospital de sangre, el que procuran por todos los medios de abastecer suficientemente de hilas, vendas y demás necesario a tal establecimiento, habiendo procurado interesar la caridad de los pueblos más distantes para que contribuyan con los grandes pedidos que han hecho de aquellos efectos.
Siguen trabajando con actividad en la reparación del castillo de Chulilla, así como en los de Castiel-Javit [Castielfabib] y Zafrilla, pues todo esto desaparecerá probablemente luego que nuestro ejército sea dueño del punto cardinal de su línea que es Alpuente según los inteligentes en el arte, creo que Chulilla será el primer punto que se ocupe por nuestras tropas para establecer el él los depósitos necesarios a las operaciones; así lo indica el reconocimiento que se ha hecho en estos días anteriores por la división provisional sobre el indicado punto.
La división de esta provincia opera hoy por la parte del Rincón de Ademuz.[68]

Otras veces, las fuerzas de Forcadell actuaban asociadas a otras, como las dirigidas por Cabrera y Arévalo, llegando a reunir a unos ocho mil hombres, tal como ocurría el 30 de agosto de ese año [1.839] en Moya, por donde pasaron dichas fuerzas en dirección hacia Carboneras. Obtenían numerosos recursos materiales y humanos. Pero a finales de septiembre de ese mismo año, dichas fuerzas carlistas optaban por abandonar temporalmente la zona y pasar a Aragón; dejarían algunas partidas en los confines del Marquesado y se llevarían consigo a todos los rehenes que tenían en el fuerte de Cañete.[69]


El 30 de agosto de 1839, fuerzas de Ramón Cabrera, con seis batallones y 500 caballos, sorprenden a una brigada gubernamental del Ejército del Centro en Carboneras de Guadazaón (Cuenca), que tras resistencia de dos días, capitulan el 1 de septiembre. Un día antes ya se había firmado el Convenio de Vergara, por el que teóricamente, se debía haber puesto fin a esta guerra.

Convenio de Vergara: El 29 de agosto de 1839 se redacta en Oñate (Guipúzcoa), y queda refrendado el día 31 de ese mes, el “Convenio de Vergara”, también conocido por el “Abrazo de Vergara”. Este acuerdo se confirma con el célebre abrazo entre los generales Baldomero Espartero (en nombre del ejército Isabelino) y Rafael Maroto (del Carlista). Con ello, debía darse por zanjado el conflicto bélico, que ya duraba seis años. Pero una buena parte del ejército y clero carlista no aceptó dicho convenio. Ciertos sectores y en determinadas zonas, decidió continuar con la Guerra. Otra parte del carlismo partió al exilio francés junto al pretendiente (Carlos María Isidro de Borbón), que lo hizo el 14 de septiembre de este año. La guerra continuó en Cataluña, Maestrazgo, Castilla la Nueva y Levante, donde Ramón Cabrera llevó la voz cantante. La lucha se prolongaría hasta mediados de 1840. 

Abrazo de Vergara

Joaquín Baldomero Fernández-Espartero

Rafael Maroto Yserns

El 31 de agosto de 1.839 se firmó el tratado de Vergara, haciendo especial hincapié en la cuestión foral y en la conservación de empleos militares para dar ventajas a los combatientes del norte. El 14 de septiembre D. Carlos [Carlos V para los carlistas], que no había reconocido el acuerdo, atravesó la frontera siendo confinado en Bourges [Francia].
Mientras, en el este peninsular, los carlistas catalanes del Maestrazgo, de la zona de Cuenca, Guadalajara, y en general, del resto de Castilla la Nueva no aceptaron las condiciones de paz y siguieron luchando.
Los últimos reductos carlistas que siguieron luchando hasta el final fueron Cuenca, Guadalajara, Aragón, el norte de Valencia y el sur de Cataluña.[70]

NOTICIAS DEL REINO

VALENCIA 9 [1839 septiembre].- El Excmo. Sr. general en jefe [Leopoldo O'Donnell y Jorís] con fecha de ayer [septiembre 8] desde Utiel dice: que cuando se disponía desde Requena a seguir en dirección de Carboneras [septiembre 3], tuvo el disgusto de saber que parte de la columna de Cuenca, que se hallaba sitiada en dicho punto, se había entregado [septiembre 1]. A fin de impedir el designio de Cabrera, de quien se decía haber marchado hacia Cuenca con artillería, se puso sobre Landete por medio de una marcha forzada, y al día siguiente pasó el Cabriel por el vado de Campillo a  fin de interponerse entre Cabrera y Cañete. Pero antes de concluir la operación supo que dicho cabecilla se hallaba en Cardenete [septiembre 4]. Semejante circunstancia dio a conocer la intención del mismo, que era ganar algunas marchas a nuestras tropas si se adelantaban, y echarse de repente sobre esta huerta, por lo cual repasaron el Cabriel, y fueron a campar a las inmediaciones de S. Martín de Boniches. Anteayer hallándose en orden de marcha se tuvo aviso de que a las once de la noche anterior el enemigo había salido de Cardenete; y conceptuando el general en jefe que su dirección sería a Mira, como sucedió [septiembre 5], fue en busca de ellos, pero lo evacuaron con precipitación internándose en las montañas por el camino de Sinarcas, [parece ser, con destino Chelva] habiéndose avistado su retaguardia. Las tropas continuaron toda aquella noche su movimiento a Utiel, donde permanecían.[71]

CRONICA ESPAÑOLA – CASTILLA LA NUEVA

CUENCA 10 de septiembre [1839].- Nada sabemos de positivo con respecto al ejército del Centro, pues desde el 3 que su valiente caudillo [O'Donnell] indicó desde Requena que se dirigía a Carboneras, ninguna otra noticia positiva se ha recibido, pero se dice que una división de aquél llegó a Campillos de Pasavientos [de Paravientos], San Martin de Bunichy [de Boniches] y Landete, que después ha retrocedido hacia Santa Cruz de Moya, sin duda con el objeto de impedir la retirada a Cabrera, que según relaciones contestes de personas que han venido de Cañete, pernoctó en Cardenete con la mayor parte de sus fuerzas la noche del 4, permaneciendo hasta el 5, que a las diez de la noche emprendió su movimiento con dirección a Mira, siguiendo la marcha por Benagever [Benagéber] hasta Chelva, en donde entró el día 8 a media mañana. (Del Mensajero.)[72]

NOTICIAS DE ESPAÑA

CUENCA 17 de septiembre [1839].- Aunque los facciosos observan esta capital esperamos que no intentarán atacarla, porque además de haber aquí alguna gente dispuesta a recibir a balazos a los rebeldes, hay 1.500 hombres de la brigada que fue deshecha en Carboneras y 70 caballos.
Buena ocasión va dejando pasar el capitán general Narváez [Ramón María Narváez y Campos] de venir a nuestro socorro como prometió al retirarse del memorable sitio de Cañete.[73]

NOTICIAS DEL REINO

VALENCIA 23 [1839 septiembre].- El comandante militar de Chiva participa en oficio de ayer [septiembre 22] que existen en Chelva las compañías de guías facciosas y algunas fuerzas de Forcadell que componen un total de 1.000 hombres: a los quintos les han metido en Castielfavit [Castielfabib]. Cabrera y Arévalo se hallaban sobre Carboneras y Cañete.
CORRESPONDENCIA
CUENCA 24 [1839 septiembre].- La facción al mando de Cabrera después de recoger los ganados, personas y grano de la Alcarria, se ha subido a la sierra por Beteta, en donde están construyendo un fuerte que pronto será mejor para ellos que el de Cañete.
La de Forcadell hace cuatro días [desde septiembre 20] que la tenemos a tres leguas de aquí extrayendo la sal de Monteagudo [Monteagudo de las Salinas]. Se extraña mucho que en 12 días que recorren las facciones esta provincia haciendo toda dase de vejaciones a los pueblos, no se haya visto tropas que la persigan, ni tampoco ataquen éstas los fuertes de Cañete, Alpuente y el Collado, como se suponía.[74]

NOTICIAS

VALENCIA 28 de septiembre
El Excmo. Sr. General en jefe llegó ayer a Chiva.
El comandante militar de dicho punto dice con igual fecha que el cabecilla Arévalo [José María de Arévalo] y Lacova [Vicente Barreda Boix (a) “La Cova”] permanecen en Chelva, Calles y Domeño.
Añade en otro parte que Cabrera [Ramón Cabrera y Griñó] estuvo el jueves en Pliego, Villaconejos y Albalate de las Nogueras. Últimamente parece se había dirigido hacia Ademuz.[75]

NOTICIAS DE LA PROVINCIA DE CUENCA (De nuestro corresponsal)

CUENCA 18 de octubre [1839].- La noticia que di a Vds. en mi última de haber llegado a Cañete siete batallones rebeldes, ha sido desmentida, sabiéndose que tomó origen de haberse presentado en aquel fuerte 200 que se suponían avanzada de mayor número. Hoy se compone aquella guarnición de 600 hombres. La de Beteta ha quedado reforzada con una parte de los que indiqué también, que llegaron a aquel punto, y los demás volvieron a salir, ignorándose en qué dirección. Unos y otros redoblan los pedidos en los pueblos en radio muy extenso, y si descuidan hacerlos efectivos, muy luego llegan partidas a sacar rehenes que son tratados con la mayor dureza. Arévalo con los 800 infantes y un escuadrón que capitanea, salió de Mira, y recorriendo a Chelva, Ademuz y Landete, volvió al primero, donde se encontraba ayer [octubre 17].[76]

[1839 octubre]… Pero esto no podía ocultar el giro que estaba tomando la guerra, sobre todo al llegar a Aragón el ejército de Espartero [Joaquín Baldomero Fernandez-Espartero], compuesto por más de 40.000 hombres, que acababa de pacificar el País Vasco y Navarra. Esta superioridad numérica permitió a los liberales pasar a la ofensiva en el Alto Turia, donde la columna de Azpíroz operaba contra las fuerzas de Arévalo. De esta manera, antes de terminar el año las tropas de la reina entraron en Chelva, rindieron la torre de Castro (en Calles) y se apoderaron del fuerte de Chulilla, sin que los rebeldes pudieran hacer nada para impedirlo…[77]


Francisco Javier Azpiroz y Jalón (grabado de José Gómez)

A finales de noviembre de 1839 son tomados Chelva (Valencia) y Villel (Teruel) por las fuerzas gubernamentales, y fortificados sus castillos y defensas, con el objeto de restablecer la línea de Teruel a Chelva por el “Cantón de Ademuz”. Las siguientes noticias así lo atestiguan, así como que Castielfabib y Cañete, seguían en poder de los carlistas, y deduzco que Ademuz ya estaría en poder del gobierno a finales de este año.

NOTICIAS DE LA PROVINCIA DE CUENCA (De nuestro corresponsal)
REQUENA 24 de noviembre [1839].-
Tenemos a Chelva fortificado por nuestras tropas; una torre antigua fuerte y que repararon los facciosos para conservar las municiones, y defendían pocos, parece ha sido volada, El cañón siguen oyéndole los pasajeros…
…En Mira, a la sombra de Cañete, tienen su cuartel general los de Arnau, que son el batallón de guías, y sobre 350 caballos de los Palillos y escuadrón del Turia; y además están por aquí las partidas del Pimentero y Potaje, que compondrán 120 infantes y 30 caballos a lo más. Ellos hacen tales pedidos a los pueblos, y se llevan tantos hambres y mujeres que a la par quedarán desiertos y perdidos. Apenas se han sacrificado por ellos, les piden los de Cañete, luego los de Castiel, y diariamente el Pimentero [Timoteo Andrés], que ya hace expediciones hasta tierra de Cofrentes, y se trae ganados de lana y cabrío, y hasta de cerdos.[78]

NOTICIAS DEL EJERCITO EL CENTRO (De nuestro corresponsal)

TERUEL 2 diciembre [1839].-
El general Azpiroz fortifica a Chelva, refugio de la canalla del Turia, donde depositaba todas sus, rapiñas. El antiguo castillo de Villel se ha ocupado por nuestras tropas, que lo fortifican en regla, a fin de que los rebeldes de Castiel y Cañete limiten sus correrías acostumbradas.[79]

NOTICIAS DE ESPAÑA

TERUEL 2 de diciembre [1839].-
El antiguo castillo de Villel, fuerte por su posición, se ha ocupado por nosotros y puesto guarnición fortificándolo en regla para que los enemigos no hagan sus correrías de costumbre sacrificando los pueblos del río de Villel [Turia], y se asegura seguirán fortificándose más puntos, para dejar aislados los fuertes enemigos de Castiel y Cañete.[80]

NOTICIAS DEL REINO

TERUEL 30 [1839 noviembre].- El 26 fueron expulsados de esta ciudad, en cumplimiento del bando del general Espartero, unas 60 personas que tienen parientes en la facción.
El rebelde Arévalo [José María de Arévalo] apareció en Villel y Villactar [Villastar] el 26, y por la tarde se llevó a un cuarto de hora de esta ciudad el ganado del hospital, que rescató después una partida de caballería.
Han fortificado nuestras tropas a Sarrión, Albentosa, Barracas y Utiel en la carretera de Valencia. Ahora están fortificando el castillo de Villel.
REQUENA 29 [1839 noviembre].- Según noticias de Utiel, Arévalo [José María de Arévalo] y los Palillos [Vicente Rugero] se marcharon a Ademud [Ademuz], de donde salieron como 2.000 para Villel, e indican que su ánimo era ir a Beteta.
Sólo quedan por aquí las partidas de Potage y el Pimentero [Timoteo Andrés (a) el "Pimentero de Utiel"].
CUENCA 29 [1839 noviembre].- …En lo que no cabe duda es en que hay facciosos por Mira y Aliaguilla con objeto al parecer de observar las fuerzas de Valencia, y que en Cañete han entrado últimamente 14 cargas de municiones procedentes de Cantavieja y Morella.[81]

GUERRA CIVIL – ARAGON (De nuestro corresponsal)

TERUEL 7 de diciembre [1839].-
El general O'Donnell continúa en ésta con su E.M, y los batallones conservan las mismas posiciones de Camarillas y pueblos inmediatos.
La fortificación de Albentosa y Barracas continúa, adelantándose bastante en la de Villael [Villel], por lo que quedaría restablecida la línea desde Chelva hasta esta capital por la parte del cantón de Ademuz y quedarán aislados y a retaguardia los fuertes de Cañete, Castiel y Beteta; sin embargo mientras los enemigos conserven a Manzanera podrán robar fácilmente a los que transitan por la carretera de Valencia.[82]

Castillo de Villel (villel.com)

NOTICIAS DE LA PROVINCIA DE CUENCA (De nuestro Corresponsal)
REQUENA 29 de diciembre [1839].-
Chulilla como manifesté a Vds. en mi anterior se tomó por el general Azpiroz [Francisco Javier Azpiroz y Jalón], y según las noticias que tenemos aquí se aprendieron 25 sanos y 14 heridos. El comandante escapó, pero se sabe que muy mal herido: otro oficial herido hay en Sote [Sot de Chera], y si se acerca alguna tropa nuestra se apoderará de él.
Ahora se duda de lo que intentarán nuestras tropas: se asegura bastante que se piensa en Cañete y en que bajará por aquí la artillería: otros suponen que irán a Alpuente.
Lo mejor ya lo resolverán los señores generales; pero cuando sepan que Arnau y Arévalo desde la toma de Chulilla se situaron en Utiel (hoy seguían allí la caballería y un batallón), aunque tres batallones salieron para Camporrobres [Camporrobles] y Mira, acaso preferirán venir a Cañete y perseguir a Arnau, que reúne todas las fuerzas que tiene por aquí la facción, y según los que los ven son 2 batallones de Tortosa, 3 del Turia y 1 de Guías, y tres partidas; mas cuentan que con aquellos se dan las guarniciones de Cañete, Alpuente, el Collado y Castiel; de modo que calculan compondrán sobre 2.500 infantes y 350 caballos.
Si se les deja sosegados en esta tierra, cuántos males no se experimentarán. Y si se trata de acogerlos, cuántos no se desbandarán.[83]

A finales de 1839, todavía están en poder de los carlistas los fuertes de Alpuente, el Collado, Cañete y Castielfabib. Así acaba el año en la zona.

Para terminar este capítulo, incluyo en este año de 1839, unas publicaciones sobre los hospitales militares en esta Primera Guerra, por hacer  referencia a los de Castielfabib y Chelva.

HOSPITALES - B) LA ORGANIZACIÓN DE LA SANIDAD MILITAR
… Pero ante la gran cantidad de heridos y enfermos que atender, a lo largo de 1838 se fue creando una red de centros sanitarios, apareciendo los de Ayódar, Villahermosa del Río, Morella, Cuevas de Castellote, Estercuel, Torrijas (luego trasladado a Manzanera), el Forcall y Castielfabib.
… A veces esto se cumplía, ya que sabemos por fuentes liberales que el hospital de Chelva estaba muy bien equipado, mientras que en el de Castielfabib trabajaban 21 empleados, lo que nos indica una cierta organización.
Según el cuadro “HOSPITALES CARLISTAS EN 1839”, el de Castielfabib contaba con 100 camas y estaba ubicado en el antiguo convento de dominicos [Convento de San Guillermo].[84]

El Convento de San Guillermo, Hospital de Sangre en la Primera Guerra Carlista (1833-1840) [escribe Alfredo Sánchez Garzón].

… Otro testimonio de aquellos terribles hechos de guerra referentes a la zona los aportan otros autores años más tarde (Aguilar, Francisco de Asís, 1890), diciendo: “La guerra se había generalizado en el país con sus deplorables efectos, de que conservaron más triste memoria Soneja, La Vall, La Yesa y Alpuente. Los carlistas fortificaron seriamente a Begís, Alpuente, Chelva y otros lugares estratégicos, tuvieron hospital militar en Castielfabib, Alpuente y Chelva, paseando casi sin obstáculo toda la diócesis, menos en esta ciudad [Segorbe] que se mantuvo fortificada y bien guarnecida hasta el fin de la guerra…”.
En lo que hace al convento de San Guillermo [Castielfabib], vale la pena citar las noticias halladas al respecto entre las notas del borrador mecanografiado de Marín Adán [Miguel] (1975). Allí se cita al Comisario de Guerra, Diezmos y Hospitales (don Juan Sevilla***), catedrático de medicina de la Universidad de Valencia, bajo cuyo mando se hallaban todos los establecimientos sanitarios de la provincia, entre los que figuraba el Hospital de Sangre de Castielfabib. Dicho hospital se hallaba instalado en el convento de San Guillermo, situado frente a la villa, al otro lado del Ebrón, en medio de una huerta propiedad de la comunidad franciscana observante, que lo había poseído hasta el momento de la exclaustración, y que desde entonces pertenecía al Erario Público, en virtud de las Leyes Desamortizadoras (1835). El complejo conventual fue completamente acondicionado a los fines hospitalarios, instalando en sus dependencias hasta un centenar de camas para heridos y enfermos de guerra procedentes de la zona y entorno de Cuenca y Teruel (1839).
Las camas hospitalarias se componían a base de un tablado, jergón, almohada, cuatro sábanas y mantas. Había también varias camas más, con uno o dos colchones de lana, para la oficialidad, y el suficiente número de camisas para los enfermos entrantes; todo ello procedente de compra, limosna y donativos, aunque la mayor parte procedía de las requisas forzosas hechas entre los pueblos vecinos, a quienes se les exigía además, comida, enseres y dinero.
El convento-hospital estaba servido por un Boticario Mayor (don Joaquín Obón), un carlista convencido y fanático, encargado además del abastecimiento de medicamentos. Había un Administrador General, cuya misión era el control de enfermos, enseres, ropa y alimentos; tres capellanes, dos médicos, cinco cirujanos, un boticario y varios enfermeros para recibir y atender a los enfermos y heridos. Cabos de sala, un encargado de la ropería, un portero, factor (dependiente del comisario de guerra), encargado de la distribución de víveres a la tropa, cocinero, etc… Por lo demás, todo el personal del Hospital se hallaba sujeto a un estricto reglamento, expresando y aclarando minuciosamente las obligaciones del personal, redundando ello en beneficio de enfermos y hospitalizados (Marín Adán, Miguel, 1975).[85]
     *** D. Juan Sevilla es uno de los médicos que atendió en su enfermedad, a mediados de 1839, al general carlista Ramón Cabrera y Griñó, en La Fresneda (Teruel).

… En opinión de Parés, “la sanidad, tanto civil como militar, en los territorios dominados por el partido carlista en Aragón, Valencia y Murcia, llegó a ser todo lo perfecta que los medios de aquel tiempo permitían. Desde el principio de la guerra, Cabrera había dado gran importancia a la habilitación de hospitales. Más tarde creó una Comisión Directiva de Hospitales y, a partir de 1838, otra de Inspección de Hospitales de Sanidad Militar y Civil. El antiguo médico de hospital general de Valencia y catedrático de clínica de su Universidad Literaria, Juan Sevillafue nombrado visitador general de los hospitales carlistas, para los que redactó el pertinente reglamento. Como boticario mayor fue nombrado Joaquín Obónencargado de comprar los medicamentos, mientras que su fabricación corría a cargo del profesor de Farmacia Juan Recuenco, que trabajaba en Morella, distribuyendo desde allí a todos los hospitales y botiquines de batallón excepto al de Chelvaque estaba a cargo del profesor Ignacio Llopis”.

La capacidad y distribución de estos hospitales era la siguiente: …Chelva, 400 camas, …Castellfavi [Castielfabib], 100 camas, …[86]

Castielfabib. Restos del Convento de San Guillermo (listarojapatrimonio.es)

Chelva. Convento de San Francisco (mapio.net)



[1] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 11 enero 1839.
[2] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 17 enero 1839.
[3] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 21 enero 1839.
[4] Periódico “El Castellano” (Madrid): 21 enero 1839.
[5] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 24 enero 1839.
[6] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 24 enero 1839.
[7] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 24 enero 1839.
[8] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 21 enero 1839.
[9] Periódico “El Castellano” (Madrid): 23 febrero 1839.
[10] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 25 enero 1839.
[11] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 24 enero 1839.
[12] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 27 enero 1839.
[13] Publicación digital en navarra.es.
[14] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 28 febrero 1839.
[15] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 5 marzo 1839.
[16] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 14 marzo 1839.
[17] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 14 marzo 1839.
[18] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 17 marzo 1839.
[19] Periódico “El Piloto” (Madrid): 17 marzo 1839.
[20] Periódico “El Piloto” (Madrid): 19 marzo 1839.
[21] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 20 marzo 1839.
[22] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 27 marzo 1839.
[23] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 6 abril 1839.
[24] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 8 abril 1839.
[25] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 8 abril 1839.
[26] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 6 abril 1839.
[27] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 10 abril 1839.
[28] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 23 abril 1839.
[29] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 17 abril 1839.
[30] Periódico “El Piloto” (Madrid): 25 abril 1839.
[31] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 4 mayo 1839.
[32] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 8 mayo 1839.
[33] Asensio Rubio, Manuela. “El Carlismo en Castilla La-Mancha (1833-1875)”. Almud Ediciones Castilla La Mancha, 2010.
[34] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 15 mayo 1839.
[35] Periódico “El Castellano” (Madrid): 14 mayo 1839.
[36] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 15 mayo 1839.
[37] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 17 mayo 1839.
[38] Periódico “El Castellano” (Madrid): 18 mayo 1839.
[39] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 19 mayo 1839.
[40] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 22 mayo 1839.
[41] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 26 mayo 1839.
[42] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 27 mayo 1839.
[43] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 1 junio 1839.
[44] Caridad Salvador, Antonio. “El Ejército y las Partidas Carlistas en Valencia y Aragón (1833-1840)”. Universidad de Valencia, 2013.
[45] Sánchez Garzón, Alfredo (cronista oficial de la Mancomunidad de Municipios del Rincón de Ademuz). “Del Paisaje, Alma del Rincón de Ademuz (II Parte)”, 2008.
[46] Romero Sáiz, Miguel. Revista “Ababol” nº 37, Sec: Scripta Manent. “Las Guerras Carlistas en nuestra Zona”, 2004.
[47] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 29 mayo 1839.
[48] Periódico “El Castellano” (Madrid): 31 mayo 1839.
[49] Periódico “El Piloto” (Madrid): 30 mayo 1839.
[50] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 6 junio 1839.
[51] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 8 junio 1839.
[52] Periódico “El Castellano” (Madrid): 25 junio 1839.
[53] Periódico “El Corresponsal” (Madrid): 24 junio 1839.
[54] Periódico “El Castellano” (Madrid): 26 junio 1839.
[55] Periódico “El Corresponsal” (Madrid): 28 junio 1839.
[56] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 20 julio 1839.
[57] Periódico “El Corresponsal” (Madrid): 23 julio 1839.
[58] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 27 julio 1839.
[59] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 12 agosto 1839.
[60] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 7 agosto 1839.
[61] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 12 agosto 1839.
[62] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 12 agosto 1839.
[63] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 12 agosto 1839.
[64] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 20 agosto 1839.
[65] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 2 septiembre 1839.
[66] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 29 agosto 1839.
[67] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 2 septiembre 1839.
[68] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 1 septiembre 1839.
[69] Asensio Rubio, Manuela. “El Carlismo en Castilla La-Mancha (1833-1875)”. Almud Ediciones Castilla La Mancha, 2010.
[70] Asensio Rubio, Manuela. “El Carlismo en Castilla La-Mancha (1833-1875)”. Almud Ediciones Castilla La Mancha, 2010.
[71] Periódico “El Castellano” (Madrid): 14 septiembre 1839.
[72] Periódico “El Corresponsal” (Madrid): 14 septiembre 1839.
[73] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 23 septiembre 1839.
[74] Periódico “El Castellano” (Madrid): 27 septiembre 1839.
[75] Periódico “El Constitucional” (Barcelona): 30 septiembre 1839.
[76] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 23 octubre 1839.
[77] Caridad Salvador, Antonio. “El Ejército y las Partidas Carlistas en Valencia y Aragón (1833-1840)”. Universidad de Valencia, 2013.
[78] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 30 noviembre 1839.
[79] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 8 diciembre 1839.
[80] Periódico “Eco del Comercio” (Madrid): 9 diciembre 1839.
[81] Periódico “El Castellano” (Madrid): 9 diciembre 1839.
[82] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 12 diciembre 1839.
[83] Periódico “El Correo Nacional” (Madrid): 4 enero 1840.
[84] Caridad Salvador, Antonio. “El Ejército y las Partidas Carlistas en Valencia y Aragón (1833-1840)”. Universidad de Valencia, 2013.
[85] Sánchez Garzón, Alfredo (cronista oficial de la Mancomunidad de Municipios del Rincón de Ademuz). “Aproximación a la Historia del Convento de San Guillermo en Castielfabib y Noticia del Hospital de la Villa”. Ayuntamiento de Castielfabib, 2001.
[86] Bullón de Mendoza y Gómez de Valugera. Tesis doctoral “La Primera Guerra Carlista”. UCM, 1991.

Comentarios

ENTRADAS POPULARES

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (IX). TERCERA G.C. (1872-1876). PERIODO 1872-1873

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (I). INTRODUCCION

RESUMEN 3ª GUERRA CARLISTA (1872-1876)

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (II). PRIMERA G.C. (1833-1840). PERIODO 1834-1835

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (X). TERCERA G.C. (1872-1876). PERIODO 1874

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (III). PRIMERA G.C. (1833-1840). PERIODO 1836

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (V). PRIMERA G.C. (1833-1840). PERIODO 1838

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (IV). PRIMERA G.C. (1833-1840). PERIODO 1837

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL RINCON DE ADEMUZ Y LA ZONA, SEGUN LOS DOCUMENTOS (XI). TERCERA G.C. (1872-1876). PERIODO 1875